Estar deshidratado: ¿Cómo saber si bebe la cantidad de agua suficiente?

Al tener sed, ya es estar deshidratado. Pero la falta de sed no significa necesariamente que esté bien hidratado. Aquí hay otras dos formas de comprobar si tu cuerpo está deshidratado:

1. Pruebe esta prueba de la piel

Use dos dedos para pellizcar la piel del dorso de la mano, y luego afloje la piel. La piel debería volver a su posición normal en dos segundos. Si la piel vuelve a la normalidad más lentamente, puede deshidratarse.

2. Revise su orina

Si está bien hidratado, su orina será mayormente clara con un tinte amarillo. El amarillo oscuro o el naranja son los colores de «advertencia» que hay que tener en cuenta. Si ves estos colores, empieza a tomar líquidos.

Consejos para mantenerse hidratado

En lo que respecta a la ingesta diaria de agua, es difícil aplicar normas estrictas porque dependen de muchas variables. Estos incluyen su edad, sexo, si está embarazada o amamantando, y si hay o no una condición médica subyacente. Sin embargo, las recomendaciones más recientes disponibles recomiendan que se beban 2,7 litros diarios para las mujeres y 3,7 litros diarios para los hombres de alimentos y líquidos.

Aquí hay 5 consejos para beber todos los líquidos y evitar estar deshidratado:

  • La botella de agua con usted

Tenga su botella de agua a mano en todo momento. Si está a tu lado, probablemente te acostumbrarás a beberlo a sorbos sin darte cuenta.

  • Intenta dar sabor al agua

Si no le gusta el agua sin gas, añada un poco de hojas de menta fresca o trozos de fruta fresca o congelada. O pruebe el agua con gas sin calorías y de sabor natural. Su sabor chispeante y afrutado las hace más atractivas que el agua corriente.

  • Opte por el té de hierbas sin azúcar

Si lo prefiere, recurra a los tés no azucarados, que están disponibles en muchos sabores diferentes. Tomar té helado durante el día (con mucho hielo si hace calor), u optar por el té de manzanilla por la noche. Todo esto cuenta para tu objetivo diario de fluidez.

  • Cambie sus bocadillos por opciones frescas

Sustituir los aperitivos secos, como patatas fritas, pretzels y galletas, los pasteles secos, que tienen un contenido de agua muy bajo, por aperitivos refrescantes, como fruta fresca o apio y verduras cortadas con humus.

  • Si no bebes, come el agua.

En la misma línea, tened en cuenta que las verduras y las frutas son hidratantes, al igual que las bebidas. Intenta adornar la mitad de tu plato con ellos a la hora de la comida. Todas esas raciones de verduras y frutas le proporcionarán agua y una buena dosis de vitaminas, minerales y fibra. De hecho, algunas frutas y verduras contienen más del 90% de agua, incluyendo melón, fresas, sandía (por supuesto), pepino, apio, lechuga y verduras de hoja, calabacín, tomates y pimientos.

La importancia de prevenir la deshidratación en los adultos mayores

Los ancianos pueden correr un mayor riesgo de deshidratación por varias razones. Algunos ancianos se deshidratan crónicamente si toman ciertos medicamentos, como los diuréticos, si sienten menos sed, si no pueden conseguir fácilmente un vaso de agua, o si se olvidan de beber debido a la demencia. La deshidratación crónica en una persona mayor puede llevar a la confusión, la baja presión sanguínea, los mareos y el estreñimiento.

Si tiene un pariente anciano con problemas de movilidad o cognitivos, asegúrese de vigilarlo para detectar signos de deshidratación o pida a sus cuidadores que lo hagan.
En cuanto a su propio bienestar, recuerde que los cuerpos sanos son al menos un 60% de agua. ¡Mantengan este sano equilibrio y beban!

También te puede interesar leer: ¿Cómo mantener la piel hidratada?