Estamos comiendo plastico sin saberlo. El organismo sin ánimo de lucro WWF, ha emitido una clara alarma. En un año cada uno de nosotros ingiere 250 gramos de micro- plásticos, lo que equivale a una tarjeta de crédito por semana.

Investigadores de la Universidad de Newcastle han realizado un análisis global de la ingesta de microplásticos a través de los alimentos teniendo en cuenta más de 50 estudios previos.

¿Cuáles son los alimentos con mayor riesgo? Seguramente agua, y no hay diferencia entre agua corriente y agua embotellada. Dado que el 72,2% del agua corriente europea contiene plástico (el agua corriente de los EE.UU. y de la India está incluso dos veces más contaminada que la del Viejo Continente). No debemos subestimar a los moluscos, como los mejillones y las almejas, cuyo tracto digestivo también comemos, y por esta razón se ha calculado que cada semana se introducen 182 fragmentos de plástico en nuestro cuerpo. Entre los alimentos plásticos más contaminados, también incluimos la cerveza y la sal.

“Los resultados -explicó Marco Lambertini, director internacional de WWF- marcan un importante paso adelante en la comprensión del impacto de la contaminación plástica en los seres humanos y deben servir como un llamado de atención para los gobiernos”. Se trata de un problema mundial que sólo puede resolverse abordando las causas profundas, es decir, deteniendo los millones de toneladas de plástico que siguen propagándose en la naturaleza.

Por el momento, se desconocen los efectos de los microplásticos en el organismo, pero el problema necesita urgentemente una solución compartida y colectiva. «Es necesario actuar urgentemente a nivel de los gobiernos, las empresas y los consumidores -dijo Lambertini-; recordando que cada año terminan en los océanos 8 millones de toneladas de residuos, de los cuales el 75% son de plástico.

Cabe reflexionar, ¿Que estamos haciendo por el planeta y por nuestra propia salud?, la respuesta debe estar orientada a un cambio permanente y decidido. ¡Ayudemos al planeta que es tuyo como mío, por que estamos comiendo plastico sin saberlo!