BienestarEstilo de vida

¡Escuchar música durante el ejercicio mejora los resultados!

Escuchar música durante el ejercicio, a alto volumen, puede distraerle y hacer que sus entrenamientos parezcan menos difíciles, haciéndolos más beneficiosos al final.

Los investigadores descubrieron que las personas que escuchaban música durante el ejercicio, a alto volumen, tenían los ritmos cardíacos más altos y también percibían que sus entrenamientos eran menos difíciles. Investigaciones anteriores ya habían demostrado que la música tiene un profundo impacto en la mente y el cuerpo durante el ejercicio.

Las personas que están poco motivadas por la actividad física encuentran fácilmente todo tipo de excusas creativas para acortar su entrenamiento: demasiado cansado, no tienen un objetivo claro, el ejercicio es demasiado incómodo, agotador o aburrido. Pero un nuevo y pequeño estudio publicado en Fronteras de la Psicología, añade a un creciente cuerpo de investigación que la música puede tener el poder de hacerte olvidar toda esa incomodidad y ayudarte a hacer ejercicio. Si quieres ir más lejos y más duro en el gimnasio, puede ser el momento de añadir música dinámica a tu lista de reproducción.

Las canciones más rápidas mejoran el rendimiento

Para entender cómo la música afecta el entrenamiento de las personas, investigadores italianos evaluaron a 19 mujeres que participaron en actividades de resistencia. Las actividades fueron varias: caminar, trotar o montar en bicicleta; entrenamientos de alta intensidad, como el levantamiento de pesas o los ejercicios con pesas.

Las mujeres entrenaron bajo cuatro condiciones: sin música, con música lenta a un ritmo bastante alto, y música extremadamente rápida a un ritmo alto. Los investigadores midieron los ritmos cardíacos de las mujeres durante sus entrenamientos y luego les preguntaron cómo se sentían al hacer ejercicio con diferentes tipos de música.
Descubrieron que quienes escuchaban música de alto ritmo, tenían los ritmos cardíacos más altos y también percibían sus entrenamientos como menos difíciles.

Estos efectos fueron más pronunciados para los que participaron en ejercicios de resistencia, como caminar o correr, que para los que participaron en ejercicios de alta intensidad. Los resultados muestran que los efectos beneficiosos de la música son más probables en los ejercicios de resistencia. Por lo tanto, la música puede considerarse una herramienta importante para estimular a las personas que hacen ejercicio de baja intensidad.

Escuchar música durante el ejercicio nos motiva

Comprometerse a hacer ejercicio puede ser una tarea desalentadora para muchos. Hay una percepción tan negativa del ejercicio como algo que hay que hacer para adelgazar, perder peso, quemar calorías. Esta percepción termina por oscurecer los demás beneficios que proporcionan, como la disminución de la presión arterial; la mejora del sueño; la mejora de la digestión; la reducción del estrés y la disminución de los niveles de azúcar en la sangre. La música puede ayudar a la gente a disfrutar más de sus entrenamientos y motivarlos a ir al gimnasio más a menudo.

Investigaciones anteriores ya habían demostrado que la música tiene un profundo impacto en la mente y el cuerpo. Por ejemplo, un estudio de 2017 mostró que la música puede aumentar la duración del ejercicio físico. Otro estudio de 2019 mostró que la música nos hace disfrutar más de nuestros entrenamientos. Finalmente un estudio de 2006 encontró que al escuchar música rápida y fuerte, las personas que usan las cintas de correr, corren más rápido y por más tiempo.

Escuchar música durante el ejercicio mejora la forma en que lo hacemos y nuestra salud

Como muestra este nuevo estudio, las personas que escucharon música también experimentaron un aumento de la frecuencia cardíaca; esto puede hacer que el entrenamiento sea más eficaz y beneficioso. El ritmo cardíaco es una gran variable para medir la intensidad de su ejercicio. Cuanto más duro trabajas, más duro trabaja tu corazón.

La música también mejora tu estado de ánimo. Aumenta nuestros niveles de serotonina (la hormona de la felicidad), lo que hace que todos se sientan mejor, incluso cuando hacen ejercicio.

Una canción pegajosa puede hacer que patees tus pies, aplaudas, bailes el movimiento y la música vaya de la mano. La sincronización entre tu zancada, tu pedaleo, tu bicicleta, tu paso en los deportes de resistencia hace que todo sea más armonioso y menos estresante. Si bien el estudio demostró que los efectos eran más pronunciados durante las actividades de resistencia, la música puede ser beneficiosa en todos los ejercicios.

Así que si te preocupa tu próximo entrenamiento, haz una lista de música potente y deja que ella te guíe.

 

Fuentes:

Vittoria Maria Patania1: The Psychophysiological Effects of Different Tempo Music on Endurance Versus High-Intensity Performances. Front. Psychol., 05 February 2020 | https://doi.org/10.3389/fpsyg.2020.00074

Marcelo Bigliassi: The Way You Make Me Feel: Psychological and cerebral responses to music during real-life physical activity. Psychology of Sport and Exercise. Volume 41, https://doi.org/10.1016/j.psychsport.2018.01.010

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.