Enfermedad de Crohn: conoce sus causas, síntomas y tratamiento

La enfermedad de Crohn es un síndrome que afecta al intestino delgado y al colon, y en algunos casos complicados puede llegar a tocar el esófago y el estómago. Ocasiona ulceraciones, hinchazón y cicatrización de partes del intestino. También se le conoce como enteritis regional, enteritis granulomatosa y colitis granulomatosa cuando afecta al colon.

Causas de la enfermedad de Crohn

La causa de esta afección es hasta ahora medicamente desconocida. Se cree que se origina por la presencia de bacterias en la zona intestinal. En la enfermedad de Crohn la inflamación persiste y continúa hasta tomar las vías digestivas. Hay teorías que consideran que se origina por una combinación de factores genéticos y ambientales.

¿Cómo afecta a los intestinos?

La enfermedad de Crohn crea pequeñas úlceras aftosas, generadas por rupturas de la mucosa intestinal. Las úlceras aumentan constantemente su tamaño y profundidad y el tejido circundante se inflama. Esta situación provoca el estrechamiento del intestino y obstruye el flujo de los alimentos y afecta su absorción.

Síntomas de la enfermedad de Crohn

Cuando se presentan las siguientes señales debes acudir al médico sin dudarlo, ya que es posible que estés frente a esta dolencia

  • Diarreas constantes.
  • Expulsión profusa de sangrado rectal.
  • Pérdida de peso repentina.
  • Presencia de fiebre súbita.
  • Dolor y calambres abdominales.
  • Aumento de la fatiga y cansancio frecuente.
  • Disminución del apetito.

Complicaciones

Padecer esta enfermedad puede presentar los siguientes riesgos graves:

  • Obstrucción intestinal; se forma tejido cicatricial.
  • Desgarros anales con sangrado.
  • Formación de abscesos.
  • Aparición de fístulas.

Diagnóstico y tratamiento

Cuando se presentan los síntomas de la enfermedad y existen antecedentes familiares, es importante explorar la posibilidad de estar ante la presencia de la enfermedad. Es importante analizar las heces, la química sanguínea e incluso realizar una biopsia. El médico tratante debe recomendar estudios con imágenes para lograr un diagnóstico preciso.

Una vez diagnosticada la enfermedad se recomiendan distintos tratamientos. Sabiendo que este síndrome es tratable, pero no curable, según su avance se escogerá el camino a seguir. Lo más probable es que se indique lo siguiente.

  • Iniciar un tratamiento antibiótico, corticoide y modificador del sistema inmunológico.
  • Recurrir a terapias biológicas que reducen la respuesta inmune y evitan el auto ataque que conlleva a la inflamación.
  • Solo se indica cirugía si no se responde correctamente a la medicación.
  • La dieta diaria del paciente es flexible a su necesidad de atención.

Diagnosticar y atender este síndrome a tiempo resulta indispensable para preservar la salud, bienestar y calidad de vida de quien la padece.