En la Amazonia está el secreto para una mejor salud

Amazonia

Mantener un estilo de vida saludable es la meta que muchas personas se proponen a diario con la ingesta de comidas sanas y ejercicios cardiovasculares que buscan darle la batalla a la obesidad y a otros factores que restan calidad de vida. Datos de la Organización Mundial de la Salud refieren que 2,8 millones de personas mueren anualmente por sobrepeso, una realidad de dimensiones epidémicas.

México, el país de los tacos y la diversidad gastronómica, acapara las cifras de obesidad en América Latina con el 32,4%, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Le antecede Estados Unidos con el 38,2%.

La población más sana del mundo

Con la obesidad ganando terreno, ¿existirá algún lugar donde no haya problemas de peso? Pues te sorprenderá saber que sí y está en la Amazonia boliviana.

Allí sus residentes llevan una vida sana en su totalidad. No hay registros de pacientes con diabetes u obesidad. La hipertensión apenas se hace presente entre las mediciones arteriales de sus habitantes.

La horticultura, la pesca y la caza son parte de la rutina diaria en este bosque tropical situado al noreste Brasil, que abarca otras naciones como Colombia y Perú. A sus pobladores se les conoce como tsimane y gozan de la mejor salud vascular en todo el mundo.

El truco: los hidratos de carbono

Ante esto, te preguntarás ¿cómo lo hacen?, ¿qué comen? y ¿cuáles son sus secretos?

Un grupo de ellos, de entre 30 y 91 años, fueron analizados por especialistas para conocer cómo es posible que tengan la mejor salud cardiovascular del mundo y sin obesidad.

¿El resultado? Una dieta alta en calorías con muchos hidratos de carbono, representa el 64% de la ingesta diaria de los tsimane, mientras que las proteínas son el 21% de su alimentación y las grasas apenas el 15%.

Arroz, pescado y plátanos

El arroz está entre sus comidas predilectas como parte de los hidratos de carbono. También los cereales y los plátanos. Entre una variedad de 40 especies de pescados, la caza de algunos animales acompaña su menú rico en fibra.

Un dato importante es que solo el 8% de los alimentos son adquiridos en los mercados del poblado.

Pese a ello, se encontraron insuficiencias de calcio y vitaminas D, E y K, mientras que sus niveles de potasio, magnesio y selenio, que influyen en la salud cardiovascular, son superiores a cualquier otra.