El virus del herpes: 5 puntos para deshacerse de él de forma natural

No todas las personas infectadas por el virus del herpes desarrollarán úlceras bucales de forma rutinaria durante su vida o incluso después de haberse infectado. La frecuencia con la que una persona tiene un brote de herpes, la gravedad del mismo, el grado de contagio y el tiempo que tarda en curar las llagas dependen de la respuesta inmunológica de la persona. Apoyando su inmunidad de forma natural, puede limitar la expresión del virus y su virulencia.

1. Aumentar la ingesta de nutrientes

El primer paso para deshacerse del virus del herpes es mejorar la función inmunológica aumentando el suministro de nutrientes específicos. Incluya estos alimentos en su dieta para mantener el virus latente tanto como sea posible:

  • Alimentos ricos en L-lisina: Este aminoácido puede evitar que el virus del herpes se replique. Los alimentos incluyen legumbres, pescado, pavo, pollo y verduras.
  • Verduras naranjas y rojas: Estas verduras contienen antioxidantes, como carotenoides, bioflavonoides y vitamina C, que ayudan a curar la piel/las heridas y a aumentar la inmunidad general.
  • Peces salvajes: El pescado proporciona ácidos grasos esenciales omega-3, que ayudan a combatir la inflamación y a reparar los tejidos.
  • Proteína limpia y magra: El cuerpo no puede curarse sin suficiente proteína. Algunos de los mejores alimentos proteínicos son los alimentos orgánicos magros, como los peces salvajes, las aves de corral alimentadas con pasto y la carne de vacuno alimentada con pasto.
  • Zinc: El zinc se utiliza en muchas reacciones químicas que ayudan a reconstruir la piel y a proteger el cuerpo de virus e infecciones. Se ha demostrado que las fórmulas tópicas de zinc son eficaces no sólo para el tratamiento del herpes labial, sino también para prolongar las remisiones del herpes. Para aumentar la ingesta de alimentos ricos en zinc, consuma más fuentes de proteínas como despojos (como el hígado), carne de vacuno alimentada con hierba, semillas de calabaza, frutos secos y verduras como las espinacas.

2. Evitar los alimentos pro-inflamatorios, como la carne y el pescado.

Algunos alimentos pueden causar inflamación, debilitar el sistema inmunológico y agravar la irritación de la piel. Evite en la medida de lo posible los siguientes alimentos para limitar la gravedad y la duración del brote.

  • Azúcar añadido: Demasiado azúcar inhibe la función inmunológica y puede empeorar la inflamación. El azúcar añadido se encuentra generalmente en las bebidas embotelladas, los alimentos procesados y los productos aromatizados como el yogur, los cereales y los granos refinados.
  • Alcohol: Las grandes cantidades de alcohol (además de fumar tabaco y consumir otras drogas) suprimen la función inmunológica y pueden empeorar síntomas como la fatiga, los dolores y la inflamación de la piel.
  • Alimentos procesados: La mayoría de los alimentos procesados contienen aceites hidrogenados que pueden debilitar la función inmunológica. Estos alimentos tienden a causar sensibilidades o alergias, a agravar la inflamación y esencialmente sólo proporcionan calorías vacías.
  • Alimentos ácidos: Estos alimentos pueden irritar el herpes labial y causar un aumento del dolor o las quemaduras. Evite los tomates, las naranjas, el vinagre u otros cítricos cuando el sarpullido esté activo para evitar que el ácido llegue a las llagas abiertas, ya que de lo contrario estos alimentos son saludables y a menudo es necesario incluirlos en su dieta.
  • Alimentos ricos en L-arginina: Este aminoácido puede estimular ligeramente la replicación del virus del herpes. Entre los alimentos que disminuirán en el momento del brote se encuentran los que contienen trigo (que es el carbohidrato más refinado) y chocolate.

3. Suplemento para eliminar el herpes

Ciertos productos naturales pueden ayudar a limitar las erupciones, su duración e intensidad.

  • Hierbas antivirales: Estas incluyen la baya del saúco, la caléndula, la equinácea, el ajo, el astrágalo y la raíz de regaliz.
  • L-lisina (1.000 miligramos tres veces al día): Puede ayudar a tratar y prevenir los sarpullidos.
  • Extracto de toronjil: Se aplica como una crema curativa tópica.
  • Vitamina C (1000 miligramos por día): La vitamina C refuerza la función inmunológica y mejora el herpes.
  • Zinc (30 miligramos dos veces al día): Los beneficios del zinc incluyen el apoyo a la función inmunológica, la protección contra los virus y la reconstrucción del tejido de la piel para acelerar la curación.
  • Complejo vitamínico B (50 miligramos por día): Las vitaminas del grupo B ayudan a su cuerpo a hacer frente al estrés y pueden prevenir los brotes de enfermedades.

4. Aceites esenciales para el herpes

Los aceites esenciales que pueden ayudar a tratar el herpes incluyen el aceite de clavo, el aceite de árbol de té y el aceite de mirra. El aceite esencial del árbol del té es uno de los aceites más utilizados en la piel por sus propiedades naturales antivirales y antibacterianas. Basta con aplicar estos aceites esenciales tres veces al día en las zonas afectadas por el herpes labial, teniendo cuidado de utilizar una cantidad muy pequeña (sólo de una a tres gotas). Si tiene la piel sensible, intente mezclar los aceites esenciales con un aceite vehicular para diluir un poco su fuerza, incluyendo el aceite de jojoba o de coco.

5. Algunos consejos útiles más

  • Trate de no tocar las heridas abiertas durante o antes de una erupción. Lávate las manos cada vez.
  • No beses a alguien si tienes una llaga abierta o compartes bebidas y utensilios.
  • Evite compartir un cepillo de dientes, un bálsamo labial o el maquillaje con otras personas para reducir el riesgo de transmisión. Una vez que la herida haya sanado, considere la posibilidad de comprar un nuevo cepillo de dientes, ya que las secreciones pueden permanecer en el cepillo durante algún tiempo.
  • Para reducir la irritación, use sólo jabón natural suave y agua tibia en las heridas.
  • Si una herida causa dolor, intente presionar con una toalla caliente contra la zona afectada para reducirlo, o siéntese en un baño o ducha caliente para que el calor llegue a la zona afectada.
  • Asegúrate de usar una toalla separada en los genitales. Puedes propagar el virus de una parte de tu cuerpo a otra.

También te puede interesar leer: Lo que debes saber del herpes labial