Bienestar

El Tamanu: el aceite tahitiano con un sinfín de propiedades

¿Eres de las personas que se consienten a sí mismas con productos de calidad? ¡Excelente! En el aceite Tamanu encontrarás a uno de tus mayores aliados en belleza natural. Conocer sus efectos es garantía de que se hará infaltable en tus rutinas de cuidado personal.

Obtenido de las nueces del árbol de igual nombre, el aceite Tamanu o Calófilo te aportará enormes beneficios desde el punto de vista estético y de la salud. Estimula la circulación sanguínea, previene  la formación de arrugas y optimiza el sistema inmunológico. Y es que posee propiedades antiinflamatorias, cicatrizantes, analgésicas y suavizantes, entre muchas otras.

Preciada composición

El Tamanu es igualmente conocido como aceite de avellana, aunque también recibe el distinguido calificativo de “sagrado” o de “la belleza”. Su contenido es rico en ácidos oleico,  linoleico,  esteárico y palmítico; así como de terpenos, benzoico,  grasas saturadas, lípidos y antioxidantes.

De allí las bondades de este maravilloso líquido amarillo verdoso, extraído a través del prensado en frío de los frutos del calophyllum inophyllum, un árbol originario de Tahití (Polinesia) y también cultivado en las zonas costeras de África y la India.

Por las propiedades antioxidantes que le dan los ácidos grasos, el aceite Tamanu es un potencial neutralizador de todos aquellos agentes que influyen en la formación prematura de las líneas de expresión y de arrugas. Por esto, al usarlo frecuentemente, la piel adquiere lubricación, firmeza y sedosidad.

Regenerador y curativo

Y más allá de lo estético, el aceite Tamanu o Calófilo es regenerador y curativo. Al extender sus efectos en la epidermis, dermis e hipodermis permite, por ejemplo, sanar  eczemas, picaduras de insectos, ácaros, sarna y el acné con gran rapidez.

De hecho, investigaciones científicas ratifican que por ser un excepcional refrescante, estimulante, antiinflamatorio, antibacteriano y antioxidante es altamente eficaz para la regeneración de células. En este sentido, es un excelente tratamiento en caso de quemaduras, excoriaciones, lesiones superficiales y dolores musculares.

A diferencia de otros aceites, el Tamanu puedes usarlo como protector solar y para aliviar irritaciones por ser hidratante. Mientras que en el cabello, unas gotas frotadas desde el cuero cabelludo hasta la puntas le darán brillo y suavidad deseados, eliminando al mismo tiempo cualquier amenaza por hongos o dermatitis seborréica.

Qué más puedes pedir: ¡El Tamanu es cosmético, curativo y regenerativo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.