El pan y la diabetes: cuál es mejor para evitar los picos de azúcar

La ingesta de carbohidratos es muy importante cuando se tiene diabetes, pues de esto también depende que el nivel glicémico de la sangre aumento o no. Alimentos como el pan, tienen un papel importante en la dieta para la diabetes; pues hay diferentes tipos de pan, que aportan más o menos carbohidratos y con ellos azúcar a la sangre.

Para el caso de la diabetes tipo 2, cuando no se trata con cuidado, se pueden presentar graves complicaciones de salud. Aunque en la mayoría de los casos no es necesario suprimir por completo los carbohidratos, si es necesario elegirlos con cuidado.

¿Qué tipo de pan debería elegir si tengo diabetes?

Algunos estudios han podido determinar que elegir algunos tipos de pan sobre otros, ayuda a controlar los picos glicémicos en la sangre. Esto sucede porque durante la digestión, los carbohidratos de descomponen en glucosa, que el cuerpo usa para la producción de energía. Lo cual afecta directamente los niveles de glucosa del organismo.

Por eso, las personas que sufren de diabetes, pero que desean seguir comiendo pan, deben aprender a elegir cuidadosamente el pan adecuado para ellos. Entre las mejores opciones de pan para las personas diabéticas está el pan de centeno 100% germinado.

El pan de centeno, normalmente posee un color más oscuro que los panes convencionales; además, su textura es más densa. Por lo general, tienen una combinación de harina de centeno y harina de trigo.

En la parte nutricional, este pan es similar al pan de harina integral, pero mucho mejor al pan que se hace con harina blanca.

Según las comparaciones hechas por un estudio, el pan de centeno germinado tiene menos carbohidratos (34 gramos por cada 100g); esto en comparación con otros tipos, como el pan 12 granos (44 grs de carbohidratos, por cada 100 g de pan).

Entonces, el pan de centeno tendría menor contenido de carbohidratos, y mayor cantidad de fibra en la misma cantidad de masa; teniendo entonces menor índice glucémico que otros tipos.

Estos datos nutricionales le añaden más beneficios a este alimento. Pues al contener gran cantidad de fibra, ayuda a aumentar la sensación de saciedad y por lo tanto a comer menos. Además, los alimentos altos en fibra, ayudan a ralentizar la digestión de los carbohidratos, reducir la liberación de insulina y reducir los picos de azúcar en la sangre.

También te puede interesar leer: Cómo prevenir la diabetes con tres simples principios