Bienestar

El olor del cáncer: ¡los perros podrían detectarlo antes que los médicos!

Varias observaciones indican que los perros tienen la capacidad de detectar la presencia de ciertos tipos de cáncer. Esta extraordinaria propiedad de los perros podría conducir a nuevas pruebas para detectar el olor del cáncer. Esto plantea la pregunta de si el cáncer tiene un olor característico.

Todos los organismos, desde las bacterias hasta los animales, utilizan la energía de los alimentos para apoyar la incesante actividad metabólica de cada día. Sin embargo, como cualquier tipo de energía, este metabolismo genera «desechos»; productos que ya no son útiles para el cuerpo y que deben eliminarse: estos son los metabolitos.

En los humanos, las principales rutas de eliminación de estos desechos son los pulmones (exhalación), la orina y las heces; y la composición molecular de estas rutas de eliminación está necesariamente muy influida por lo que comemos. Piense en el aliento característico que deja una comida a base de ajo, el olor único de la orina después de comer espárragos, o el fuerte olor de las heces causado por cambios repentinos en la dieta durante un viaje.

Estos olores se deben mayormente a la presencia de una clase de moléculas que se produce por el metabolismo; y característicamente están como gases, a temperatura ambiente. Los receptores de olor en nuestra nariz pueden por lo tanto detectar la presencia de estas moléculas en el aire ambiente. ¡Un olor que a menudo no se aprecia!

Los perros tienen un sentido del olfato que es un millón de veces más sensible que el nuestro.

Además de estas moléculas altamente olorosas, el metabolismo normal de nuestras células genera una panoplia de compuestos volátiles. Una simple exhalación, por ejemplo, puede contener más de 3000 de estos compuestos!. Sin embargo, algunos estudios sugieren que la composición de estos compuestos volátiles puede variar dependiendo del estado de salud de una persona e indican la presencia de enfermedades.

Uno de los ejemplos más interesantes es el cáncer. Durante la progresión de esta enfermedad, variaciones significativas en el metabolismo celular causan daño (peroxidación) a la membrana celular; lo cual lleva a la producción de compuestos volátiles inusuales.

No detectamos la presencia de estas moléculas porque nuestras capacidades olfativas siguen siendo relativamente escasas; son muy inferiores a las de algunos animales, en particular los caninos. En efecto, los perros son capaces de detectar ciertos olores un millón de veces más sensiblemente que nosotros, y es esta inusual habilidad la que hace posible entrenar ciertas razas de perros para la detección de drogas, explosivos o incluso cadáveres. ¿Pero podrían estos animales detectar compuestos volátiles característicos del cáncer?

Los perros detectan varios cánceres por el olfato.

Ya en 1989, la revista médica británica The Lancet publicó un artículo sobre una mujer cuyo dálmata seguía oliendo una mancha aparentemente inocua en su pierna. Intrigada, consultó a un médico que, tras el análisis, le dijo que era un melanoma muy agresivo y que literalmente su perro la salvó!

Desde entonces, varios estudios han sugerido que los perros son realmente capaces de detectar una variedad de cánceres, incluyendo el de mama, piel, colon y próstata, a veces incluso en las primeras etapas de la enfermedad. Por ejemplo, un estudio realizado en Alemania mostró que ciertas razas de perros especialmente entrenados (pastor alemán, pastor australiano, Labrador retriever) fueron capaces de identificar a personas con cáncer de pulmón: después de oler el aliento de 110 pacientes de cáncer y 110 personas sanas, los perros identificaron al 71% de los pacientes!

Se obtuvieron resultados similares en el caso del cáncer de colon, en el que un Labrador Retriever pudo identificar al 91% de los pacientes al oler su aliento y al 97% de ellos cuando se les presentaron las heces.

El futuro de la detección del cáncer: máquinas sensibles a los olores

Aunque el uso clínico rutinario de los perros para la detección del olor del cáncer es poco probable, dado el tiempo que se requiere para entrenar a estos animales, su rendimiento sugiere que los tumores tienen efectivamente firmas olfativas características que reflejan la particularidad de su metabolismo, diferente de otras células sanas.
Por consiguiente, la identificación de las moléculas asociadas a la presencia de células cancerosas podría abrir el camino en el futuro al desarrollo de pruebas capaces de detectar la presencia de tumores simplemente analizando estas moléculas en el aliento, la orina, el sudor o las heces de los pacientes. Además del carácter complementario de la información obtenida, este enfoque tiene la inmensa ventaja de ser mínimamente invasivo para el paciente.

 

Fuentes:

Williams H et Pembroke A. Sniffer dogs in the melanoma clinic? Lancet 1 : 734.

Ehmann R. et al. Canine scent detection in the diagnosis of lung cancer: Revisiting a puzzling phenomenon. European Respiratory Journal,

Sonoda H et al. Colorectal cancer screening with odour material by canine scent detection. Gut ; 60 : 814–819.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.