El masaje erótico : lo que nadie te ha contado

masaje

Atrévete a cazar a tu pareja, pero no te la comas inmediatamente. No antes de lograr que explote de placer con un excitante masaje erótico. Recuerda que así el objetivo es llevar a tu media naranja al éxtasis sin tener una relación sexual.

Para eso debes poner a trabajar todos tus sentidos y los de tu “otra mitad”. Usa las yemas de los dedos, los nudillos, las palmas de las manos, los codos, la lengua, el cabello y hasta los pies. Haz gala de tu creatividad y prepárate para una experiencia inolvidable.

Vale todo

En el masaje erótico todo se vale, siempre y cuando ambos estén de acuerdo. En esta exploración sensorial, el consenso y la entrega son las claves para alcanzar el éxtasis.

El objetivo es experimentar el máximo deseo y no sólo que el encuentro erótico tenga un final feliz, sino que el camino también sea placentero.

Lo que necesitas

Para aplicar un masaje erótico la ambientación es muy importante. El uso de velas, telas, brochas pequeñas, texturas diferentes, aceites aromáticos, cremas y hasta cierto tipo de alimentos harán que ambos experimenten al máximo el encuentro amoroso.

La idea es que recorras el cuerpo de tu pareja. Convierte su ser en un territorio a explorar y juega a dar y recibir placer. Estimula pies, piernas, muslos, caderas, ingle, parte baja del vientre, torso, brazos, cuello, rostro y cabeza.

Cómo empezar

Inicia con suavidad, con la yema de los dedos y poco a poco, aumenta la intensidad hasta hacer que tu pareja jadee y se le entrecorte la respiración.

Haz que quiera más, que se entregue y llegue al éxtasis. Llega tú también al punto sin acabar. Roza su entrepierna, espalda, pecho y cuello, hasta lograr que cada poro se active y sienta cosquilleos y corrientazos de placer.

De menos a más

Despierten todos sus sentidos y hagan que este preámbulo de la relación sexual se extienda. Que el contacto físico entre ambos produzca el aumento de los niveles hormonales e incremente la excitación y el deseo.

La meta es que ambos empleen las técnicas de seducción que más les gusten y que su intimidad se convierta en una experiencia más sensual y apasionada.

Juego y roles

Pueden probar a asumir roles distintos a los de la cotidianidad. Jueguen, diviértanse, sean cómplices al aplicar el masaje erótico.

Entréguense sin límites al placer y abran todos sus sentidos. Usen la lengua, sólo lo necesario sin llegar al sexo oral. En el masaje erótico la idea es explorar y experimentar, no explotar inmediatamente. Ese es el secreto.