Salud

El lupus: estilo de vida y cuidados naturales para contener los síntomas

publicidad

El lupus es una enfermedad autoinmune sistémica que se produce cuando el sistema inmunitario de su cuerpo ataca sus propios tejidos y órganos. La inflamación causada por el lupus puede afectar a muchos sistemas corporales diferentes.

Entre ellos se encuentran las articulaciones, la piel, los riñones, las células sanguíneas, el cerebro, el corazón y los pulmones.

El lupus puede ser difícil de diagnosticar porque sus signos y síntomas suelen imitar los de otras enfermedades. El signo más característico del lupus es una erupción facial que parece las alas de una mariposa y que se extiende por ambas mejillas. Se da en muchos casos de lupus, pero no en todos.

Algunas personas nacen con tendencia a desarrollar lupus. Puede ser provocada por infecciones, ciertos medicamentos o incluso la luz solar. Aunque no hay cura para el lupus, los tratamientos pueden ayudar a controlar los síntomas.

Signos y síntomas del lupus

No hay dos casos de lupus exactamente iguales. Los signos y síntomas pueden aparecer repentinamente o desarrollarse lentamente, ser leves o graves, y ser temporales o permanentes. La mayoría de las personas con lupus tienen una enfermedad leve caracterizada por episodios. Se denominan «bengalas». Durante estos brotes, los signos y síntomas empeoran durante un tiempo, luego mejoran o incluso desaparecen por completo.

Los signos y síntomas de lupus que se experimentan dependen de los sistemas corporales afectados por la enfermedad. Los signos y síntomas más comunes son los siguientes:

  • Fatiga
  • Fiebre
  • Dolor, rigidez e hinchazón de las articulaciones
  • Erupción en forma de mariposa en la cara que cubre las mejillas y el puente de la nariz. A veces también erupciones en otras partes del cuerpo
  • Lesiones cutáneas que aparecen o empeoran con la exposición al sol (fotosensibilidad)
  • Dedos de las manos y de los pies que se vuelven blancos o azules cuando se exponen al frío o durante periodos de estrés (fenómeno de Raynaud)
  • Dificultad para respirar
  • Dolor en el pecho
  • Ojos secos
  • Dolores de cabeza, confusión y pérdida de memoria

¿Cuándo acudir al médico?

Consulte a su médico si tiene una erupción inexplicable, fiebre persistente, dolor o fatiga.

Causas comunes del lupus

El lupus se produce cuando el sistema inmunitario ataca los tejidos sanos del organismo (enfermedad autoinmune). Es probable que el lupus sea una combinación de su genética y su entorno.

Al parecer, las personas con una predisposición hereditaria al lupus pueden desarrollar la enfermedad cuando entran en contacto con algo del entorno que puede desencadenar el lupus. Sin embargo, en la mayoría de los casos, la causa del lupus es desconocida.

Algunos posibles desencadenantes son:

  • La luz del sol

La exposición al sol puede provocar lesiones cutáneas de lupus o desencadenar una reacción interna en las personas susceptibles.

  • Infecciones

Una infección puede desencadenar el lupus o provocar una recaída en algunas personas.

  • Medicamentos

El lupus puede ser desencadenado por ciertos tipos de medicamentos para la presión arterial, anticonvulsivos y antibióticos. Las personas con lupus inducido por fármacos suelen mejorar cuando dejan de tomar la medicación. En raras ocasiones, los síntomas pueden persistir incluso después de suspender la medicación.

Factores de riesgo para desarrollar lupus

Los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer lupus son:

  • Su género

El lupus es más frecuente en las mujeres.

  • Su edad

Aunque el lupus afecta a personas de todas las edades, se diagnostica con mayor frecuencia entre los 15 y los 45 años.

  • Origen

El lupus es más frecuente en afroamericanos, hispanos y asiáticos.

Posibles complicaciones del lupus

La inflamación causada por el lupus puede afectar a muchas zonas del cuerpo:

  • Los riñones

El lupus puede causar daños graves en los riñones, y la insuficiencia renal es una de las principales causas de muerte en personas con lupus.

  • El cerebro y el sistema nervioso central

Si el cerebro se ve afectado por el lupus, puede sufrir dolores de cabeza, mareos, cambios de comportamiento, problemas de visión e incluso accidentes cerebrovasculares o convulsiones. Muchas personas con lupus tienen problemas de memoria y pueden tener dificultades para expresar sus pensamientos.

  • Sangre y vasos sanguíneos

El lupus puede provocar problemas sanguíneos, como anemia y un mayor riesgo de hemorragia o coagulación de la sangre. También puede provocar la inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis).

  • Los pulmones

Tener lupus aumenta las posibilidades de desarrollar una inflamación del revestimiento de la cavidad torácica (pleuritis), que puede hacer que la respiración sea dolorosa. También son posibles las hemorragias pulmonares y la neumonía.

  • El corazón

El lupus puede provocar la inflamación del músculo cardíaco, las arterias o el revestimiento del corazón (pericarditis). El riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares e infartos también aumenta considerablemente.

Otros tipos de complicaciones del lupus

Tener lupus también aumenta el riesgo de:

  • Infección

Las personas con lupus son más vulnerables a las infecciones porque la enfermedad y sus tratamientos pueden debilitar el sistema inmunitario.

  • Cáncer

Tener lupus parece aumentar el riesgo de padecer cáncer; sin embargo, el riesgo es pequeño.

  • Muerte del tejido óseo (necrosis avascular)

Esto ocurre cuando el suministro de sangre a un hueso disminuye, lo que a menudo da lugar a pequeñas fracturas del hueso y, finalmente, al colapso del mismo.

  • Complicaciones del embarazo

Las mujeres con lupus tienen un mayor riesgo de aborto. El lupus aumenta el riesgo de hipertensión arterial durante el embarazo (preeclampsia) y de parto prematuro. Para reducir el riesgo de estas complicaciones, los médicos suelen recomendar retrasar el embarazo hasta que la enfermedad esté controlada durante al menos seis meses.

Diagnóstico: cómo saber si se tiene Lupus

El diagnóstico del lupus es difícil porque los signos y síntomas varían mucho de una persona a otra. Los signos y síntomas del lupus pueden variar con el tiempo y coincidir con los de muchos otros trastornos. No existe ninguna prueba que pueda diagnosticar el lupus. La combinación de los análisis de sangre y orina, los signos y síntomas y la exploración física da lugar a un diagnóstico.

Pruebas de laboratorio

Los análisis de sangre y orina pueden incluir:

  • Un recuento sanguíneo completo

Esta prueba mide el número de glóbulos rojos, blancos y plaquetas, así como la cantidad de hemoglobina, una proteína que se encuentra en los glóbulos rojos. Los resultados pueden indicar que tiene anemia, que es común en el lupus. En el lupus también puede darse un número bajo de glóbulos blancos o de plaquetas.

  • Velocidad de sedimentación globular

Este análisis de sangre determina la velocidad a la que los glóbulos rojos se depositan en el fondo de un tubo en una hora. Un índice más rápido de lo normal puede indicar una enfermedad sistémica, como el lupus. La velocidad de sedimentación no es específica de una enfermedad concreta. Puede ser elevado si tiene lupus, una infección, otra enfermedad inflamatoria o cáncer.

  • Evaluación del riñón y del hígado

Los análisis de sangre se utilizan para evaluar la función de los riñones y el hígado. El lupus puede afectar a estos órganos.

  • Análisis de orina

El examen de una muestra de orina puede mostrar un aumento del nivel de proteínas o glóbulos rojos en la orina, lo que puede ocurrir si el lupus ha afectado a los riñones.

  • Prueba de anticuerpos antinucleares

Una prueba positiva a la presencia de estos anticuerpos indica un sistema inmunitario reforzado. Si su prueba de ANA es positiva, su médico puede aconsejarle una prueba de anticuerpos más específica.

Tratamientos clásicos del lupus

El tratamiento del lupus depende de sus signos y síntomas. La determinación de si sus signos y síntomas necesitan ser tratados y qué medicamentos utilizar requiere una cuidadosa discusión de los beneficios y riesgos con su médico. A medida que sus signos y síntomas aumentan y disminuyen, usted y su médico pueden descubrir que es necesario cambiar los medicamentos o las dosis. Los fármacos más utilizados para controlar el lupus son:

  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINE)

Los AINE de venta libre, como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros), pueden utilizarse para tratar el dolor, la hinchazón y la fiebre asociados al lupus. Tenga en cuenta que los efectos secundarios de los AINE incluyen hemorragias estomacales, problemas renales y un mayor riesgo de problemas cardíacos.

  • Medicamentos contra la malaria

Los fármacos utilizados habitualmente para tratar la malaria, como la hidroxicloroquina (Plaquenil), afectan al sistema inmunitario y pueden ayudar a reducir el riesgo de brotes de lupus.

  • Corticosteroides

Los corticosteroides pueden contrarrestar la inflamación del lupus. A menudo se utilizan altas dosis de esteroides para controlar enfermedades graves que afectan a los riñones y al cerebro. Entre los efectos secundarios se encuentran el aumento de peso, la facilidad de aparición de hematomas, el adelgazamiento de los huesos (osteoporosis), la hipertensión arterial, la diabetes y un mayor riesgo de infección. El riesgo de efectos secundarios aumenta con dosis más altas y un tratamiento más prolongado.

Estilo de vida y cuidados naturales para el lupus

Estas son algunas cosas que pueden ayudarle si tiene lupus. De hecho, unas sencillas medidas pueden ayudarle a prevenir los brotes de lupus y, si se producen, a afrontar mejor los signos y síntomas que experimenta.

  • Visite a su médico regularmente

Acudir a las revisiones periódicas en lugar de acudir al médico sólo cuando los síntomas empeoran puede ayudar al médico a prevenir las reagudizaciones. Además, puede ser útil para abordar problemas de salud comunes, como el estrés, la dieta y el ejercicio, que pueden ser útiles para prevenir las complicaciones del lupus.

  • Cuidado con el sol

Dado que la luz ultravioleta puede desencadenar un brote, use prendas de protección como un sombrero, una camisa de manga larga y pantalones largos. Utilice protectores solares con un factor de protección solar (FPS) de al menos 55 siempre que salga al exterior.

  • Hacer ejercicio regularmente

El ejercicio puede ayudarle a mantener los huesos fuertes, a reducir el riesgo de infarto y a promover el bienestar general.

  • No fumar

Fumar aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y puede empeorar los efectos del lupus en el corazón y los vasos sanguíneos.

  • Llevar una alimentación sana

Una alimentación sana hace énfasis en la fruta, la verdura y los cereales integrales. A veces puede tener restricciones dietéticas, especialmente si tiene la presión arterial alta, daño renal o problemas gastrointestinales.

  • Pregunte a su médico si necesita suplementos de vitamina D y calcio.

Hay algunas pruebas que sugieren que las personas con lupus pueden beneficiarse de un suplemento de vitamina D. Un suplemento de calcio de 1.200 a 1.500 miligramos tomado diariamente puede ayudar a mantener los huesos sanos.

Medicina alternativa para combatir los síntomas del lupus

A veces, las personas con lupus recurren a la medicina alternativa o complementaria. No hay terapias alternativas que hayan demostrado cambiar el curso del lupus. Sin embargo, hay algunas terapias que pueden ayudar a aliviar los síntomas de la enfermedad.

Los tratamientos complementarios y alternativos para el lupus incluyen:

  • Dehidroepiandrosterona (DHEA)

Los suplementos que contienen esta hormona pueden ayudar a aliviar la fatiga y el dolor muscular. Puede causar acné en las mujeres.

  • Aceite de pescado

Los suplementos de aceite de pescado contienen ácidos grasos omega-3 que pueden ser beneficiosos para las personas con lupus.

  • Acupuntura

Esta terapia utiliza pequeñas agujas que se insertan justo debajo de la piel. Puede ayudar a aliviar el dolor muscular asociado al lupus.

También puede leer: 7 soluciones caseras y naturales para decirle adiós a la colitis ulcerosa

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.