Prevenir el herpes genital para cuidar tu salud sexual

El herpes es una enfermedad de tipo viral y contagiosa, pero también es una enfermedad de transmisión sexual. Esta patología presenta unos síntomas dolorosos y desagradables que deja secuelas psicológicas por lo que la mejor solución es la prevención y aquí te contamos cómo lograrlo.

Todo lo que debes saber del herpes genital

El herpes genital es la infección de transmisión sexual más común. Se transmite durante las relaciones sexuales o el sexo oral causado por el virus del herpes simple. Aparece principalmente en personas entre 25 y 35 años de edad y se manifiesta inicialmente con pequeñas vesículas llenas de líquido en los genitales.

Signos y síntomas en hombres y mujeres

La infección aparece entre los 7 y 21 días luego del contagio con el virus. Y esta se manifiesta de manera diferente en hombres y mujeres.

Mujeres

  1. Aparece vulvovaginitis aguda (inflamación de la vagina y la vulva)
  2. Afectación del cuello uterino y el meato urinario

Hombres

  1. Inflamación del prepucio y el glande
  2. Inflamación de la uretra

Etapas del Herpes

  1. La persona enferma siente ardor y picazón con erupciones en la zona afectada
  2. 1 a 2 días después aparecen pequeñas vesículas. Que se agrupan en ramos en todas las regiones contaminadas. Luego se convierten en pequeñas burbujas llenas de líquido
  3. Posteriormente estas vesículas se revientan y pasarán a ser heridas abiertas dolorosas
  4. Finalmente, se forman las costras y la crisis termina

Todas estas etapas duran 8 días aproximadamente.

Probabilidad de reincidencia

Estudios médicos han revelado que la mayoría de los pacientes no sufrirán esta enfermedad después del primer brote. Sin embargo, es muy probable que alrededor del 30% de los pacientes tengan recurrencias.

Sin embargo, los próximos brotes de esta enfermedad pueden ser ocasionados por la menstruación, la gripe, la terapia con corticosteroides y cualquier fuente de estrés.

¿Por qué es importante prevenir?

Todas las personas sexualmente activas deberán protegerse a sí misma y a su pareja, ya que una vez contagiadas con esta infección el virus permanecerá en el cuerpo durante toda la vida, exponiéndose a recurrencias que pueden afectar de forma más aguda su salud reproductiva y psicológica.

La prevención está en tus manos. Cuídate y a tu pareja del virus del herpes y así mantendrán una vida sexual inocua y satisfactoria.