Guía de plantas medicinalesMedicina naturalSalud

El guaco: los diferentes usos de esta planta en la fitoterapia

El Guaco es una planta medicinal que pertenece a la familia de las Asteráceas. Su nombre científico es Mikania glomerata y es nativa de América del Sur. Es una planta trepadora con hojas en forma de corazón y flores blanco-amarillentas. Sus componentes químicos son los guacosidos, los taninos, los principios amargos, el ácido cinámico, las resinas y la cumarina.

Propiedades y usos en la medicina natural

En el pasado, los primeros indios americanos usaban el guaco para tratar mordeduras de serpientes y picaduras de insectos. Entre otras cosas, sirvió como antídoto para los venenos de estos animales. Además, cuando se cultivaba alrededor de las zonas residenciales, tenía la reputación de poder mantener a las serpientes alejadas de las zonas pobladas.

Hoy en día, esta planta se utiliza para tratar las enfermedades que afectan a las vías respiratorias. De hecho, tiene propiedades antitusivas, expectorantes, antiinflamatorias y broncodilatadoras. Por lo tanto, es particularmente útil en casos de tos, resfriado, gripe, asma y bronquitis. Además, al promover la sudoración, mejora los síntomas de la gripe y puede bajar la fiebre.

Además, gracias a su actividad antiflogística y analgésica, el guaco ayuda a aliviar el dolor en casos de reumatismo o artritis. También ayuda a sanar:

  • Diarrea y cólicos
  • Úlceras gástricas e intestinales
  • Hongos vaginales
  • Enfermedades causadas por lombrices y parásitos intestinales

Formas galénicas disponibles

En la fitoterapia se utilizan principalmente hojas frescas o secas. Con fines curativos, el guaco se consume generalmente en forma de té de hierbas o decocción, jarabe, polvo, tintura madre y gránulos homeopáticos.

Métodos de uso y dosis recomendadas

El Guaco puede ser usado tanto interna como externamente.

  • Té de hierbas o decocción: En 1 litro de agua hirviendo, infundir 2 puñados de hojas frescas o 1 puñado de hojas secas. Filtra y bebe hasta 4 tazas durante el día.
  • Cataplasma: Aplicar una cantidad de hojas frescas y aplicarlas directamente a las heridas para acelerar el proceso de curación.
  • Jarabe: Poner a hervir 6 tazas de agua y un puñado de hojas frescas. Cocine a fuego lento hasta que la mezcla se reduzca a unas 2 tazas. Añade una taza de azúcar y vuelve a hervir durante 20 minutos. Filtra, luego deja que se enfríe y añade 3 cucharadas de miel.

Para calmar una tos fuerte, la dosis recomendada es de 1 cucharada por dosis, 3 veces al día.

  • Tintura madre: Tomar de 3 a 4 ml de tintura 3 veces al día.
    Razones de la precaución y precauciones de uso
    Para evitar los inconvenientes asociados al uso de las plantas medicinales, es importante solicitar previamente el asesoramiento de un médico o profesional de la salud.

Efectos secundarios:

Consumido en altas dosis, el guaco causa náuseas y diarrea.

Contraindicaciones :

Esta planta medicinal contiene cumarina. Dado que la cumarina tiene un efecto anticoagulante, el guacao no es adecuado para las personas que se someten a un tratamiento anticoagulante.

También te puede interesar leer: Plantas medicinales para el cuidado del colon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.