El futuro de la salud de los europeos está en riesgo, según OMS

El último informe sobre la salud de los europeos señala algunas curvas bastante alarmantes en el futuro de nuestra salud. Esto se debe a una serie de factores negativos bien conocidos para nuestra salud.

Según el último informe sobre la salud de los europeos recientemente publicado por la OMS, la esperanza de vida en Europa ha aumentado en casi 4 años desde 2000. Es una buena noticia, pero pronto podría revertirse. Los expertos están alarmados de que pronto, como en los Estados Unidos, la esperanza de vida de los europeos caerá. La obesidad, el tabaquismo y el consumo de alcohol son los culpables.

Tabaco, alcohol y sarampión

Un tercio de los europeos mayores de 15 años son fumadores y las tasas de consumo de alcohol, aunque están disminuyendo, siguen siendo de las más altas del mundo. Europa aún tiene el récord, y es un récord muy desafortunado, del mayor tau de consumo de alcohol.

Debido a la creciente desconfianza de la población hacia las vacunas y a la sensación de una buena cobertura de vacunación, se están produciendo brotes de sarampión en varios países. Los casos de sarampión están alcanzando niveles récord en Europa.

Estamos engordando y la obesidad infantil va en aumento.

Más de la mitad de los europeos tienen sobrepeso, y esta cifra está aumentando en gran parte de la región. «Cuando miramos a los niños, vemos tendencias que son muy, muy alarmantes», se preocupa el autor del informe.

Los países con mayor prevalencia de sobrepeso entre los adolescentes son Groenlandia y Grecia, donde casi el 40% de los niños de 11 años de edad tienen sobrepeso y son obesos. Irlanda, Dinamarca y los Países Bajos tienen las tasas más bajas de obesidad infantil en Europa, alrededor del 15%.

Algunos países del sur de Europa: Italia, Malta y España, por nombrar sólo algunos, tienen alrededor de uno de cada cinco niños obesos, y las tasas de obesidad entre las niñas sólo fueron ligeramente inferiores. Esto es más del doble de la prevalencia en países del norte de Europa como Dinamarca, Francia, Irlanda, Letonia y Noruega, donde las tasas de obesidad de niños y niñas oscilaban entre el 5% y el 9%.

La pérdida de las dietas tradicionales del Mediterráneo y el aumento del consumo de azúcares y alimentos de alto contenido calórico, combinados con niveles particularmente bajos de actividad física, son las principales razones aducidas al riesgo del futuro de la salud europea.

Cabe recordar que la dieta mediterránea se caracteriza típicamente por un alto consumo de alimentos a base de frutas y verduras y de aceite de oliva; un consumo moderado de pescado y aves de corral; y un bajo consumo de productos lácteos, carnes rojas y dulces.

También le puede interesar leer: En época de coronavirus fumar es mucho peor, según los expertos

 

Fuente: World Health Organisation