Ciertamente no es la primera vez que oímos de un estudio que trata de evaluar cualquier daño cerebral causado por cualquier adicción, pero un equipo de investigación de la Universidad de Putra en Malasia ha tratado de evaluar el impacto negativo que una adicción a Instagram tiene en el cerebro.

Ansiedad, estrés y depresión

De hecho, tomando en consideración una muestra de 1000 voluntarios que se sometieron al estudio realizado por Nisha Syed Nasser, el equipo de investigación fue a evaluar mediante resonancia magnética los cambios en la actividad cerebral entre los que tienen una adicción a la red social Instagram y los que en cambio la usan de manera «normal».

Las imágenes de resonancia magnética revelaron algunas diferencias a nivel del precúneo izquierdo y derecho del cerebro, una región «implicada en la memoria episódica, el procesamiento visual-espacial, la autorreflexión y aspectos de la conciencia». Se descubrió que los adictos a Instagram, el grupo de voluntarios que informaron haber pasado 7,5 horas al día en la aplicación, permanecían en Instagram más tiempo del que deseaban y mostraban valores más altos de ansiedad, depresión y estrés que los que sólo pasaban un par de horas en la aplicación.

El estudio no pudo comprender si estos fenómenos son consecuencia del elevado número de horas dedicadas a Instagram o no, lo que podría evaluarse mediante un estudio ulterior.

También puede interesarle leer: 4 consejos para hacer de la música una buena medicina