El coronavirus y los rayos del sol: ¿pueden matar el virus?

Un nuevo experimento científico realizado por médicos y astrofísicos italianos aportó pruebas concretas a la hipótesis que había planteado inicialmente la universidad de Oxford; los rayos del sol destruyen el coronavirus en segundos.

El experimento se basó en la exposición de gotas de líquido que contenían Sars-CoV-2 a lámparas con emisiones de luz ultravioletas. Así, se obtuvo como resultado la destrucción del 99% del virus en muy poco tiempo; lo que podría representar un punto de inflexión en la lucha contra la pandemia.

Estas lámparas UV podrían utilizarse como sistemas eficaces de desinfección en lugares cerrados.

Mario Clerici es profesor catedrático de Inmunología de la Universidad de Milán; además es uno de los líderes del prestigioso equipo de médicos y astrofísicos que participan en diversas investigaciones sobre el coronavirus. Él explicó que el resultado positivo de los experimentos se confirmó luego de exponer gotas de líquido con COVID-19 a los rayos Ultravioleta C; aquellos que no han sido filtrados por la atmósfera.

«Se colocaron bajo las lámparas, gotas líquidas de diferentes tamaños que contenían Sars-CoV-2 con tres posibles escenarios. El primero con una dosis baja del virus (la que puede estar presente en una habitación donde hay un positivo); el segundo con una dosis cien veces mayor; el tercero con una dosis mil veces mayor. En los tres escenarios, la carga viral disminuyó en un 99,9% en unos pocos segundos exponiéndolos a una pequeña cantidad de rayos Ultravioleta C (UvC): 2 mJ/cm2 (milijules por centímetro cuadrado)».

Este experimento también se hizo con rayos Ultravioletas A, aquellos que llegan a la superficie terrestre y se obtuvo similares resultados, el virus fue destruido en segundos.

El vínculo entre la propagación del virus y el clima.

De experimento también se llegó a la conclusión que existe un  vínculo definitivo entre el clima y la propagación de la pandemia en el mundo. Específicamente, entre la exposición a los rayos solares y la potencia del virus, como explica Clerici: «cuanto menor sea la cantidad de UVA y UVB, mayor será el número de infecciones».

Éste sería el caso de Italia, donde los casos positivos han disminuido y los síntomas han sido más leves con la llegada del verano. O por el contrario, lo que actualmente pasa en América Latina, que se enfrenta al pico de la pandemia en medio de la temporada de invierno.

Sin embargo hay casos que serían la excepción, como India, Bangladesh y Pakistán donde la propagación es masiva a pesar de estar en verano. El profesor Clerici tiene la teoría que en estos lugares, la polución podría crear una nube que bloquea los rayos del sol y anula la destrucción del coronavirus.

Lámparas UV para desinfección en escuelas y otros lugares cerrados.

Los exitosos resultados de estos experimentos abren nuevas herramientas para combatir el virus como la utilización de lámparas UV para la desinfección de lugares cerrados, por ejemplo escuelas, tiendas, oficinas, cines, entre otros.

También te puede interesar leer: Distancia que viaja un estornudo: incidencia en la propagación del COVID