El Coronavirus en el aire: ¿es posible contraerlo de esta forma?

La semana pasada un grupo de 239 científicos publicó un manuscrito titulado «Es hora de abordar la transmisión aérea de COVID-19». En este documento, piden mayores medidas preventivas para detener la propagación del coronavirus. En respuesta, tres días después, la Organización Mundial de la Salud (OMS) actualizó su expediente científico. Incluía más información sobre cómo se propaga el virus. La pregunta que todos intentan responder es: ¿Puede el coronavirus  ser transportado por el aire?

La razón por la que se ha discutido esta cuestión es que es difícil de responder. En parte por la falta de pruebas sólidas que apunten en una u otra dirección. El Coronvirus se ha encontrado en el aire, pero sobre todo en el laboratorio (y no en el mundo real). Y hemos visto algunas situaciones en las que el virus puede haberse transmitido por el aire. Pero en esas situaciones, también eran posibles otros modos de transmisión. La respuesta más probable a esta pregunta es sí, el coranavirus puede ser transmitido por el aire. Pero obviamente sólo en circunstancias extremadamente raras y muy especiales. Para entender esto, hablemos un poco más sobre cómo se propaga el virus.

El coronavirus se propaga por dos rutas principales: las gotas y los fómites.

Las gotas: Las gotas (a veces llamadas gotas respiratorias) son partículas diminutas que se expulsan de la boca y la nariz cuando una persona tose, estornuda o habla. Después de abandonar el cuerpo, las gotas caen al suelo, normalmente a unos pocos metros de donde empezaron.

Fomites : Los fómites son objetos inanimados en los que se pueden encontrar partículas de virus. Por ejemplo, si una persona con COVID-19 tose en su mano y luego toca un pomo de la puerta, ese pomo es un fómito que puede estar cubierto por el Coronavirus. Si tocas el pomo de la puerta y luego te tocas la boca, la nariz o los ojos, podrías estar potencialmente infectado.

Hasta la fecha, las recomendaciones de salud pública se han basado principalmente en estos dos modos de transmisión. Llevamos una máscara de tela y nos separamos al menos un metro para evitar la transmisión de gotas. Y nos lavamos las manos frecuentemente para evitar la transmisión a través de fómites. Pero hoy en día, los científicos y la OMS están buscando otro posible actor: los aerosoles.

¿Cuál es el riesgo de contaminación por aerosol?

Las gotas y los aerosoles pueden parecer una nueva forma de «transmisión aérea». Pero en realidad hay una diferencia importante entre los dos. Las gotitas son más grandes (más de cinco micrones) mientras que los aerosoles son más pequeños (menos de cinco micrones).

Ambos son todavía extremadamente pequeños: cerca de 1.000 micrones pueden caber en la cabeza de un alfiler. Pero la diferencia de tamaño lleva a una diferencia significativa en el comportamiento. Debido a que son más grandes, las gotitas se ven más afectadas por la gravedad y menos por el aire, lo que significa que caen al suelo después de recorrer una corta distancia.

Por otro lado, los aerosoles pueden permanecer en el aire mucho más tiempo en lugar de caer al suelo. Tal vez hasta 16 horas. Cuando hablamos de transmisión de enfermedades, las gotas se consideran una forma de contacto directo, ya que hay que estar a cierta distancia de alguien para estar expuesto. Los aerosoles se consideran una forma de contacto indirecto porque las partículas permanecen en el aire incluso después de que una persona se va. Esto hace que los aerosoles sean más difíciles de evitar.

Las enfermedades comunes que se propagan por medio de aerosoles son la tuberculosis, el sarampión y la varicela. Y si te preguntas de dónde vienen los aerosoles, hay dos respuestas: los aerosoles pueden crearse directamente junto con las gotitas, o pueden formarse cuando las gotitas se evaporan parcialmente y se vuelven más pequeñas.

Las pocas hipótesis en las que el coronavirus se transmite por el aire

Los defensores de la idea de que el coronavirus puede ser aerosolizado citan algunos ejemplos en los que hay pruebas de que se ha producido una transmisión aérea. A saber, en un gimnasio, un restaurante y durante un ensayo del coro. Sin embargo, estos lugares también tienen otra cosa en común: existía la posibilidad de transmisión del virus a través de gotitas o fómites.

Así pues, aunque es técnicamente posible que el coronavirus se transmita por el aire en circunstancias limitadas, no se ha confirmado que esto ocurra realmente. Citando a la OMS, «no puede excluirse la transmisión por aerosol a cortas distancias, especialmente en determinados lugares interiores, como los espacios abarrotados e insuficientemente ventilados durante un período prolongado con personas infectadas».

Aparte de estas situaciones, hay otro lugar donde los investigadores reconocen que el coronavirus puede ser transmitido por el aire: en ciertos entornos médicos. En lo que se conocen como «procedimientos de generación de aerosoles».

Los procedimientos comunes de generación de aerosoles incluyen cosas que usted podría ver que suceden en una sala de emergencias o en una unidad de cuidados intensivos: como la succión de las vías respiratorias, la inserción/extracción de tubos de respiración, el uso de aparatos de respiración y la broncoscopia (un procedimiento que implica la inserción de una cámara en los pulmones). Aparte de estas circunstancias, no ha habido informes de trabajadores de la salud que se hayan infectado al aplicar adecuadamente las precauciones de las gotas.

La transmisión en aerosol del coronavirus es muy poco probable

Una de las razones por las que la transmisión en aerosol es muy poco probable es que la presencia del Coroanvirus en los aerosoles por sí sola no es suficiente. También debe hacerlo:

  1. debe haber suficientes aerosoles formados cuando una persona tose/estornuda/aturdida/habla
  2. hay suficientes partículas virales en cada aerosol que son realmente viables y capaces de replicarse. Un escenario es que el Coronavirus es aerotransportado, pero realmente no importa porque no puede ser transmitido eficientemente de esta manera.

Primero que nada para protegerte: lávate las manos, mantén la distancia y usa una máscara.

Mientras tanto, es importante centrarse en lo que podemos hacer para prevenir los modos de transmisión que conocemos con seguridad. A saber:

  • lavado de manos (para protegerse de los fómites)
  • Use una cubierta de tela para la cara (para protegerse de las gotas y los fómites).
  • Practicar el distanciamiento social (para protegerse de las gotas). Estas medidas deben ser las principales medidas preventivas que se toman diariamente contra el coronavirus.

También te puede interesar leer: Coronavirus y los daños cerebrales: síntomas nunca antes vistos