El coronavirus ataca el cerebro: un nuevo descubrimiento

Photo de celebro

Hasta ahora se conoce bien, que el medio por el cual el Sars-Cov-2 entra e infecta el organismo es a través de los receptores ACE2. Sin embargo, un nuevo estudio descubrió otra posible forma de en que el coronavirus entra el cuerpo y ataca el cerebro.

Se trataría de una proteína presente en la superficie de la célula. Esta proteína se llama neuropilina-1 (NRP1); y el coronavirus la utilizaría para entrar en las células humanas, como lo hacen también otros tipos de virus.

Esto lo descubrieron dos equipos de expertos europeos que trabajaban de forma independiente en cuatro laboratorios; en Alemania, Finlandia, Inglaterra y Australia. En el estudio, los investigadores lograron identificar cuál es la parte del virus que se adhiere al NRP1; lo que representaría un nuevo objetivo de ataque para los antivirales. De hecho, también descubrieron que hay un anticuerpo que tiene la capacidad de romper esta unión y que a la vez, reduciría potencialmente la infección.

Los estudios

Uno de los estudios involucrados en este descubrimiento fue hecho por la Universidad de Bristol y dirigido por James L. Daly y Yohei Yamauchi. En este identificaron qué parte del virus se adhiere a la NRP1.

Mientras que el otro fue hecho por un grupo de científicos, entre los que se encontraba Giuseppe Balistreri de Palermo, Sicilia; un joven profesor adjunto de Virología Molecular de la Universidad de Helsinki, Finlandia. En este se verificó la existencia del anticuerpo que es capaz de bloquear el enlace descubierto en el primer estudio. Pero además, también parecen haber dado pie a otro descubrimiento de gran magnitud; mientras simulaban cómo el virus llegaba a la nariz.

«Construimos una nanopartícula sintética de la misma forma y tamaño que el Sars-CoV-2 y recubierta con trozos de proteína, péptidos, que se unen a la neuropilina. Cuando lo insertamos en la nariz de los ratones anestesiados, el resultado fue sorprendente: dos horas más tarde las nanopartículas habían llegado al cerebro, primero al bulbo olfativo y de ahí a la corteza cerebral»; explica Balistreri. También se encontraron rastros de Sars-CoV-2 «en los progenitores de las neuronas olfativas», que expresan «altos niveles de neuropilina-1». Esto significa que el receptor podría facilitar el acceso del coronavirus al cerebro y lo ataca.

Este descubrimiento podría generar el desarrollo de terapias enfocadas al NRP1. El experto explica que: «Hemos aislado un anticuerpo en ratones bloqueando la neuropilina con este anticuerpo, la infección en las células humanas se ha reducido en un 40-45% porque el virus sólo tiene una posibilidad de acceso a las células, la representada por el ACE2». Sin embargo, este no es un tratamiento nuevo, porque el bloqueo de los receptores podría provocar graves efectos secundarios.

También te puede interesar leer: Consejos para manejar el estrés producto de la pandemia de COVID-19