Cáncer uterino: Todo lo que necesitas saber

El cáncer de útero también conocido como cáncer de endometrio es aquel que se desarrolla en el revestimiento interno del útero. La población afectada mayormente por este tipo de cáncer son mujeres mayores de 40 años o que ya han atravesado la menopausia.

Este se origina cuando las células del útero se transforman y comienzan a crecer sin control, formando tumores.  Además del cáncer de útero, existen otros tipos de cáncer que pueden desarrollarse en este órgano, aunque son menos comunes.

Señales de alerta

Detectarlo a tiempo juega un papel clave en su tratamiento e influye especialmente en las posibilidades de recuperación. A pesar de que en muchos casos no hay señales visibles de este tipo de cáncer hasta que se ha propagado a otras partes del cuerpo, cuando está avanzado, puede manifestarse con estos síntomas:

  • Relaciones sexuales dolorosas
  • Dolor o dificultad al orinar
  • Inflamación de la parte inferior del abdomen
  • Sangrado vaginal anormal (es el síntoma más común, afecta a 9 de cada 10 mujeres con cáncer uterino)
  • Descargas vaginales acompañadas de olor fétido
  • Una vez que el cáncer se ha propagado a otros órganos se manifiesta además fuertes dolores en la parte baja de la espalda, abdomen o piernas

Si bien estos síntomas son una señal de la posibilidad de cáncer uterino, existen otras afecciones relacionadas. Por esto, es importante que ante la presencia de alguno de ellos asistas inmediatamente a un especialista.

¿Es posible tratar el cáncer de útero?

Antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento, el médico debe realizar una serie de pruebas específicas como biopsias, exámenes de sangre y examen pélvico. Según los resultados arrojados, se podrá determinar la terapia más apropiada para cada paciente.

Estos son los tratamientos más utilizados para tratar el cáncer del endometrio:

●       Histerectomía simple

Durante este procedimiento quirúrgico se extirpan únicamente el cuello uterino y el útero.

●       Histerectomía radical

Esta opción se toma cuando el cáncer se ha propagado al cuello uterino. Se extirpa el útero, cuello uterino, ovarios, tejido circundantes y la parte superior de la vagina.

●       Quimioterapia

La quimioterapia destruye las células cancerosas a la vez que reduce los tumores.

●       Terapia hormonal

La terapia hormonal frena el crecimiento de las células cancerosas a través de la reducción de los niveles hormonales en el cuerpo. Según la etapa del cáncer, puede ser aplicada sola o combinada con cirugía.

Como en muchos casos, las visitas preventivas al médico son la clave para evitar este tipo de enfermedades. Asimismo, muchos métodos anticonceptivos tienen la bondad de colaborar con la producción de estrógeno y disminuir el riesgo de cáncer.