Salud

Cáncer de próstata: síntomas, tratamientos y factores de riesgo

El cáncer de próstata es un tipo de cáncer común en los hombres, pero es muy fácil de tratar en una fase temprana. Comienza en la glándula prostática, que se encuentra entre el pene y la vejiga. La próstata tiene varias funciones. Produce el líquido que nutre y transporta los espermatozoides, segrega el antígeno prostático específico (PSA), una proteína que ayuda a los espermatozoides a conservar su estado líquido, y ayuda a controlar la orina.

Aproximadamente 1 de cada 8 hombres será diagnosticado de cáncer de próstata en algún momento de su vida. Sin embargo, sólo 1 de cada 41 morirá por esta causa. Esto se debe a la eficacia del tratamiento, sobre todo en las primeras fases. El cribado rutinario permite a los médicos detectar muchos casos de cáncer de próstata antes de que se propaguen.

Signos y síntomas del cáncer de próstata

A menudo no hay síntomas durante las primeras etapas del cáncer de próstata, pero el cribado puede detectar cambios que pueden indicar un cáncer. El cribado consiste en una prueba que mide los niveles de PSA en la sangre. Los niveles altos sugieren la presencia de cáncer.

Los primeros síntomas pueden ser:

  • dificultad para iniciar y mantener la micción
  • necesidad frecuente de orinar, especialmente por la noche
  • un chorro de orina débil
  • sangre en la orina o el semen
  • dolor al orinar o al eyacular
  • dolor en la espalda, las caderas o la pelvis.

Síntomas avanzados de cáncer de próstata

Las personas con cáncer de próstata avanzado también pueden ser asintomáticas. Los posibles signos dependerán del tamaño del cáncer y del lugar del cuerpo por el que se haya extendido. Además de lo anterior, el cáncer de próstata avanzado puede causar los siguientes síntomas:

  • dolor de huesos
  • pérdida de peso inexplicable
  • fatiga

Tratamiento

El tratamiento dependerá del estado del cáncer, entre otros factores, como el nivel de PSA. También hay que tener en cuenta que pueden aplicarse muchas opciones de tratamiento, independientemente del estado del cáncer.

Cáncer de próstata precoz

Si el cáncer es pequeño y está localizado, el médico puede recomendar:

  • Espera atenta o vigilancia.
  • Comprobar regularmente el nivel de PSA en sangre, pero no tome ninguna medida inmediata. El cáncer de próstata crece lentamente y el riesgo de efectos secundarios del tratamiento puede superar la necesidad de un tratamiento inmediato.

Cirugía

Un cirujano puede realizar una prostatectomía radical para extirpar el tumor. Además de la extirpación de la próstata, la intervención puede incluir la extirpación del tejido circundante, las vesículas seminales y los ganglios linfáticos cercanos.

Radioterapia

Utiliza la radiación para eliminar las células cancerosas o impedir que crezcan. Las opciones para el cáncer de próstata temprano pueden incluir:

Radioterapia externa

Se utiliza una máquina externa al cuerpo para enviar la radiación a las células cancerosas. La radioterapia conformada es un tipo de radiación externa que utiliza un ordenador para ayudar a guiar y dirigir un área específica, minimizando el riesgo para el tejido sano y permitiendo que una alta dosis de radiación llegue al tumor de la próstata.

Radioterapia interna

También llamada braquiterapia, este método utiliza semillas radiactivas que el médico implanta cerca de la próstata. Un cirujano utiliza exploraciones de imagen, como la ecografía o la tomografía computarizada, para guiar la colocación de la sustancia radiactiva.

El tratamiento depende de varios factores. Un médico analizará la mejor opción para la persona afectada.

Cáncer de próstata avanzado

Cuando el cáncer se desarrolla, puede extenderse por todo el cuerpo. Si se extiende o reaparece después de la remisión, las opciones de tratamiento cambian. Las opciones pueden ser:

Quimioterapia: Esta opción utiliza fármacos para ayudar a detener el crecimiento de las células cancerosas. Aunque puede eliminar las células cancerosas del organismo, puede tener efectos secundarios.

Terapia hormonal: Los andrógenos son hormonas masculinas. Los principales andrógenos son la testosterona y la dihidrotestosterona. El bloqueo o la reducción de estas hormonas parece detener o retrasar el crecimiento de las células cancerosas. Una opción es someterse a una cirugía para extirpar los testículos, que producen la mayor parte de las hormonas del cuerpo. También pueden ayudar varios medicamentos.

Inmunoterapia: Este método utiliza el sistema inmunitario de la persona para ayudar a combatir el cáncer. Los científicos pueden utilizar sustancias producidas por el organismo, o crearlas en el laboratorio, para ayudar a reforzar o restaurar las defensas naturales del cuerpo contra el cáncer.

– Terapia dirigida: Este método utiliza fármacos u otras sustancias que identifican y atacan células cancerosas específicas. Por ejemplo, un estudio de 2021 destaca una opción de fuente radiofarmacéutica fiable que podría ser eficaz para formas de cáncer de próstata avanzado difíciles de tratar.

Efectos sobre la fertilidad

La glándula prostática desempeña un papel en la reproducción sexual. El cáncer de próstata y muchos de sus tratamientos afectan a la fertilidad de varias maneras.

Por ejemplo, la cirugía para extirpar la próstata o los testículos afectará a la producción de esperma y a la fertilidad. Del mismo modo, la radioterapia puede afectar al tejido de la próstata, dañando los espermatozoides y reduciendo la cantidad de éstos para transportarlos. El tratamiento hormonal también puede afectar a la fertilidad.

Sin embargo, algunas opciones para preservar estas funciones incluyen el almacenamiento de esperma antes de la cirugía o la extracción de esperma directamente de los testículos para la inseminación artificial. No hay garantía de que la fertilidad se mantenga intacta después del tratamiento del cáncer de próstata. Cualquier persona que desee tener hijos después del tratamiento debe discutir las opciones de fertilidad con su médico al planificar su tratamiento.

Principales causas del cáncer de próstata

Los investigadores no están seguros de la causa exacta del cáncer de próstata. Se desarrolla cuando se producen cambios específicos, generalmente en las células glandulares. Cuando las células de la glándula prostática parecen anormales, el médico puede referirse a estos cambios como neoplasia intraepitelial prostática (PIN). Alrededor del 50% de los hombres mayores de 50 años tienen PIN.

Al principio, los cambios son lentos y las células no son cancerosas. Sin embargo, pueden volverse cancerosos con el tiempo. Las células cancerosas pueden ser de alto o bajo grado. Las células de alto grado tienen más probabilidades de crecer y extenderse, mientras que las de bajo grado no tienen probabilidades de crecer y no son motivo de preocupación.

Aunque los médicos no saben exactamente por qué se produce el cáncer de próstata, se han identificado los siguientes factores de riesgo.

Estos factores pueden aumentar la probabilidad de que se produzca:

Edad: El riesgo de cáncer de próstata aumenta a partir de los 50 años, pero es poco frecuente antes de los 45.

Antecedentes familiares: una persona con un pariente cercano con antecedentes de cáncer de próstata tiene más probabilidades de desarrollarlo ella misma.

– Factores genéticos: Las características heredadas, incluidas las alteraciones en los genes BRCA1 y BRCA2, pueden aumentar el riesgo. Las mutaciones en estos genes también aumentan el riesgo de cáncer de mama. Los hombres que nacen con el síndrome de Lynch también tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de próstata y otros tipos de cáncer.

Dieta: Hay algunas pruebas que sugieren que las dietas con alto contenido en grasas pueden aumentar el riesgo de cáncer de próstata.

Otros posibles factores

Aunque se necesitan más investigaciones para confirmar su implicación, otros factores pueden influir en el riesgo de cáncer de próstata:

  • obesidad
  • fumar
  • consumo de alcohol
  • la exposición a productos químicos, como los herbicidas
  • inflamación de la próstata
  • infecciones de transmisión sexual
  • vasectomía

Estadificación del cáncer

El estadio describe generalmente la cantidad de cáncer en el cuerpo y la gravedad del mismo. Conocer el estadio del cáncer de próstata puede ayudar a una persona a entender lo que puede esperar e informar sobre las decisiones de tratamiento. La estadificación del cáncer es compleja y tiene en cuenta muchos factores diferentes. En general, cuanto más bajo sea el número, menos se habrá extendido el cáncer. Las etapas pueden incluir:

  • Estadio I: El cáncer sólo está presente en la próstata.
  • Estadio II: El cáncer aún no se ha extendido desde la próstata, pero la persona tendrá un nivel de PSA más alto.
  • Estadio III: El cáncer puede haberse extendido a los tejidos cercanos.
  • Estadio IV: El cáncer puede haberse extendido a partes distantes del cuerpo.

Diagnóstico

Si una persona tiene síntomas que pueden indicar cáncer de próstata, el médico probablemente:

  • pregunta por los síntomas
  • preguntará por el historial personal y médico
  • Realizará un análisis de sangre para evaluar los niveles de PSA
  • Hará un análisis de orina para buscar otros biomarcadores.
  • Ordenará un examen físico, que puede incluir un examen rectal digital.

Durante un examen rectal digital, el médico comprobará manualmente con su dedo cualquier anomalía en la glándula prostática.

Otras pruebas

Si el médico sospecha que hay cáncer, puede recomendar que se realicen más pruebas, como por ejemplo:

  • Prueba PCA3: Esta prueba busca el gen PCA3 en la orina.
  • Ecografía transrectal: consiste en introducir una sonda con una cámara en el recto.
  • Biopsia: Un médico toma una muestra de tejido y la examina al microscopio.

Sólo una biopsia puede confirmar la presencia y el tipo de cáncer. Una persona que necesita un control en lugar de un tratamiento puede necesitar una resonancia magnética o una tomografía computarizada de rutina.

Panorama

Aunque el cáncer de próstata es relativamente frecuente, los médicos pueden detectar la mayoría de los casos en una fase temprana y ofrecer un tratamiento eficaz.

En este tipo de cáncer, hay una tasa de supervivencia a 5 años de casi el 100% para las personas con cáncer de próstata localizado o regional y una tasa del 30% para las personas con cáncer de próstata a distancia. Actualmente, la tasa de supervivencia global a 5 años es del 98%.

La mejor manera de detectar el cáncer de próstata en una fase temprana es someterse a revisiones periódicas. Dependiendo de los factores de riesgo, se puede aconsejar a las personas que empiecen a hacerse la prueba a los 40 años. Cualquier persona que aún no se haya sometido a una prueba de detección debería consultar a un médico sobre sus opciones.

También puede leer: Síntomas, etapas y tratamientos de la enfermedad de Crohn