El Cáncer de próstata: el efecto inhibidor de los omega-3

Los omega-3 están llenos de buenos beneficios para la salud. Los resultados indican que la EPA podría ayudar en la lucha contra el cáncer de próstata.

En 2013, un estudio publicado en el Journal of the National Cancer Institute informó de que los ácidos grasos omega-3, en niveles altos en la sangre, aumentaban el riesgo de cáncer de próstata en un 71%. Sin embargo, un estudio más reciente de la Universidad del Estado de Washington acaba de confundir esta afirmación. Los científicos estaban interesados en la interacción de los omega-3 de cadena larga en el cáncer de próstata. Y han descubierto un nuevo mecanismo de protección.

Los Omega-3 actúan como inhibidores del desarrollo de las células cancerígenas
Los investigadores utilizaron líneas celulares de cáncer de próstata humano a las que añadieron ácido lisofosfatídico (LPA) para activar las células. Luego repitieron el experimento, pero primero expusieron las células a EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA (ácido docosahexaenoico). Encontraron que cuando se añade EPA antes de LPA, el número de células cancerosas viables disminuye después de 48 y 72 horas. La EPA activa rápidamente el FFA4, una señal que inhibe el desarrollo de la célula cancerosa.

Dosis efectivas aún por especificar

Aunque esta asociación entre el receptor FFA4 y los ácidos grasos omega-3 es beneficiosa para la prevención del cáncer de próstata, el estudio no determinó una dosis requerida de EPA. Los investigadores están trabajando en las propiedades farmacodinámicas del omega-3 para determinar la ingesta óptima para la prevención.

También te puede interesar leer: El consumo de Brócoli ayuda a prevenir el cáncer de próstata

Fuente:

Liu Z: Omega-3 Fatty Acids and Other FFA4 Agonists Inhibit Growth Factor Signaling in Human Prostate Cancer Cells. Journal of Pharmacology and Experimental Therapeutics. p 380-394