¿Sabías que tomar té o café muy caliente está relacionado con el cáncer?

A todos nos gusta beber una buena taza de té o café para comenzar el día. Pero si eres de las personas que le gusta tomarlo muy caliente es hora de cambiar este hábito antes de que sea muy tarde.

Un reciente estudio encontró que ingerir líquidos de 60°C o más puede elevar peligrosamente las probabilidades de desarrollar cáncer de esófago.

Hábito y riesgo

Tomar un café caliente en la mañana estimula y mejora nuestro sistema inmune. El té es un antioxidante natural, que nos ayuda a quemar grasa. Las bebidas calientes también ayudan a nuestro organismo a adecuarse a los cambios de clima o temperatura.

El problema es que acostumbrarse a ingerir algo a una temperatura muy alta afecta las células del esófago. Solo este hábito puede elevar en 90% el riesgo de desarrollar cáncer de esófago.

Estudio extenso

Los científicos llegaron a esta conclusión después de seguir los hábitos alimenticios de más de 50.000 personas en la región de Golestán, Irán, con edades comprendidas entre los 40 y 75 años.  El estudio siguió sus vidas durante unos 10 años.

Entre los parámetros medidos se encontraba la costumbre o no de beber té muy caliente cada mañana para contrarrestar el frío. Aunque esto los ayudaba a entrar en calor, el problema es que las bebidas a más de 60°C elevaba el riesgo de desarrollar cáncer esofágico.

Dosis mortal

Este hábito diario implicó una alta exposición al cáncer en el esófago. Casi 90% de los que tenían esta costumbre sufrieron de lesiones tumorales en esta parte del tracto digestivo.

Los investigadores concluyeron que el consumo de 700 ml de bebidas muy calientes durante el día es suficiente para causar el problema de cáncer esofágico, cáncer de estómago y muerte.

El caso es que los líquidos muy calientes queman nuestros órganos y causan irritación térmica y lesiones en el sistema digestivo. Esto desata radicales libres asociados al cáncer, al tiempo que destruyen el ADN.

Alcohol y tabaco

El alcohol y el tabaco multiplican por 9 el riesgo de que surja el cáncer de esófago entre las personas que acostumbran a comer y beber muy caliente. En todo el mundo, alrededor de 400.000 personas fallecen al año por esta clase de cáncer.

Enfriar es mejor

¿Qué debes hacer entonces? La bebida y comida que más te guste no debe superar la barrera de los 60°C. Esto implica dejar enfriar los alimentos durante 4 o 5 minutos antes de consumirlos. Con el té, prueba tomarlo menos caliente, frío o helado, así aprovecharás también sus beneficios naturales.

También ten más cuidado al comer directo del microondas, ya que las moléculas de agua se excitan y hierven de manera peligrosa apenas salen del micro.