El cacao: sus propiedades medicinales y las mejores formas de consumirlo

El cacao o, por su nombre científico, Theobroma cacao, es una planta nativa de América Central. Es particularmente apreciado por los mayas y los aztecas. Las virtudes terapéuticas de esta planta son numerosas. Y por una buena razón, tiene hasta 800 moléculas en su composición. Está compuesto esencialmente de sustancias antioxidantes como catequinas, antocianinas y flavonoides. Además, es también una excelente fuente de magnesio, calcio, fósforo, potasio y diversos oligoelementos como el selenio, el zinc, el hierro y el cobre.

¿Cuándo es adecuado el cacao?

Su riqueza nutricional hace del cacao un producto de excelencia en fitoterapia. Para hacer una cura basada en esta planta se indica para..:

  • Combate el estrés – su riqueza en magnesio le da a esta planta propiedades antiestrés. De hecho, por 100 g de productos, tienes 500 mg de magnesio. Este mineral es esencial para la relajación muscular y el buen funcionamiento del sistema nervioso. Por lo tanto, tomarlo le ayuda a prevenir el estrés.
  • Atrapar los radicales libres – muy rico en flavonoides, el cacao tiene una poderosa capacidad para luchar contra las acciones de los radicales libres. Esta acción antioxidante retrasa el envejecimiento, reduce el riesgo de enfermedades cardíacas, disminuye el nivel de colesterol malo y previene ciertos cánceres.
  • Estimular el sistema nervioso – esta planta con mil virtudes también contiene teobromina. La teobromina es una forma de alcaloide con un importante papel en la estimulación del sistema nervioso central.
  • Promover el bienestar y combatir la depresión – El cacao es un antidepresivo natural. Gracias a sus moléculas ansiolíticas, ayuda al cuerpo a producir endorfinas. Esta última es conocida como una hormona del placer. El consumo de esta planta promueve una sensación de bienestar.
  • Estimular el tránsito intestinal: su alto contenido en fibra también permite al cacao actuar eficazmente en el tránsito intestinal. 100 g de esta planta contienen en realidad 33 g de fibra.

¿En qué formas se puede tomar esta planta?

Debido a sus muchas virtudes, el cacao es muy valorado en la fitoterapia. De hecho, puede utilizarse como tratamiento o prevención. Por lo tanto, se puede tomar en dos formas: frijol o polvo. En ambos casos, el cacao se come crudo. Las cápsulas de cacao también existen como suplemento dietético.

¿Cómo utilizar el cacao para maximizar sus beneficios?

En la fitoterapia, nunca se recomienda mezclar el cacao con productos lácteos o azúcar. Esto impide la absorción de nutrientes por el cuerpo. Para aprovechar al máximo los poderes de esta planta, se puede consumir polvo de cacao crudo mezclándolo con agua caliente. En cuanto a las judías, puedes añadirlas a tus batidos, por ejemplo. Tenga cuidado de no exceder los 40 g por día.

¿Hay alguna contraindicación?

No hay contraindicaciones si se respeta la dosis recomendada. Sin embargo, la teobromina contenida en esta planta puede causar a veces dolores de cabeza.

También te puede interesar leer: El zinc y el chocolate ayudan a retrasar el envejecimiento