El ayuno ayuda a combatir el cáncer

Dos estudios importantes muestran que una reducción en la ingesta calórica activa el sistema inmunológico y aumenta la efectividad de la quimioterapia.

La mayoría de los medicamentos utilizados en la quimioterapia son venenos celulares muy potentes que matan las células impidiendo que se reproduzcan. Sin embargo, varias observaciones realizadas en los últimos años indican que esta acción citotóxica a menudo no es suficiente para eliminar todas las células tumorales: para ser verdaderamente efectiva a largo plazo, la quimioterapia también debe restablecer la vigilancia inmunológica contra el cáncer activando los glóbulos blancos asesinos, especializados en la eliminación de cuerpos extraños.

Por ejemplo, los estudios muestran que, al matar las células cancerosas, ciertos medicamentos de quimioterapia (antraciclinas, oxaliplatino) causan una serie de eventos que conducen a la producción de señales capaces de activar la respuesta inmune. Este fenómeno, llamado «muerte celular inmunogénica», se puede comparar de alguna manera con una vacuna, en la que las células cancerosas que mueren causan una fuerte respuesta inmune y permiten la eliminación completa de las células tumorales residuales.

La restricción calórica aumenta la actividad anticancerígena del sistema inmunológico

Los resultados preliminares y muy alentadores indican que la eficacia de la quimioterapia puede mejorarse en gran medida mediante una reducción drástica de la ingesta calórica. Por ejemplo, en ratones con tumores humanos, un ayuno de 48 horas aumenta la supervivencia, con casi la mitad de los animales aún vivos 180 días después del final del tratamiento, mientras que todos los animales alimentados normalmente murieron.

Dos estudios fundamentales recientemente realizados por equipos de científicos franceses y estadounidenses sugieren que este impacto positivo de la restricción calórica se debe a un aumento en la actividad anticancerígena del sistema inmunológico. Por ejemplo, se ha observado que una dieta que reproduce los efectos positivos del ayuno en el cuerpo mejora la respuesta de los ratones con tumores mamarios y melanomas a la quimioterapia al causar un aumento notable en las células asesinas. En la misma línea de pensamiento, la inyección de sustancias que imitan los efectos del ayuno en el metabolismo causó una disminución en las células T reguladoras (una clase de glóbulos blancos que disminuyen la respuesta inmunitaria anticáncer) lo que mejoró la actividad de las células asesinas y dio como resultado una marcada reducción en la carga tumoral.

El ayuno 72H reduce los efectos secundarios de la quimioterapia.

Es interesante observar que los estudios indican que los pacientes toleran bien el ayuno de hasta 72 horas, y parece estar asociado con una disminución significativa de los efectos secundarios de la quimioterapia. Estas observaciones no son tan sorprendentes si consideramos que nuestro metabolismo ha evolucionado para funcionar de manera máxima en condiciones de escasez de alimentos. La mayoría de las enfermedades crónicas que afectan actualmente a la población, incluyendo un gran número de cánceres, también son un resultado directo del consumo excesivo de alimentos. Comer bien a menudo es comer menos.

Fuente :

Lee C et coll. Fasting cycles retard growth of tumors and sensitize a range of cancer cell types to chemo- therapy. Sci Transl Med. 2012; 4: 124ra27.