El asma y la mala calidad del sueño en los adultos

Hay estudios que demuestran el vínculo entre el asma y la mala calidad del sueño. Al parecer, los problemas para conciliar un sueño profundo, tienen que ver con problemas de asma en los adultos.

Así lo comprueba un estudio realizado por la Escuela de Enfermería de la Universidad de Pittsburgh. La investigación, que se publicó en Annals of Allergy, Asthma and Immunology, da cuenta de lo antes mencionado.

En el estudio se logra evidenciar que cuando los adultos tienen sueños demasiado cortos no concilian un sueño profundo, puede tener un impacto negativo en quienes ya sufren de asma, empeorando sus síntomas.

Para llegar a esta conclusión, se analizaron 1389 adultos de 20 años o más con asma. De los cuales, por un lado, el 65,9% de ellos durmió de 6 a 8 horas; por otro lado, el 25,9% durmieron sólo cinco horas o menos; mientras que el 8,2% restante, pudo dormir 9 horas o más, seguidas.

A partir de esta información, los científicos dedujeron que los que dormían menos tuvieron más probabilidades de sufrir ataques de asma o tos seca en el año anterior; además, confirmaron tener muchos días con problemas de salud, tanto física como mental. Mientras que quienes dormían más tiempo tenían más probabilidades de ser ancianos, mujeres o fumadores. Por lo tanto, la mala calidad de sueño de alguien con asma, puede ser una bandera roja que indica que su asma no es bien tolerada.

Esta situación debe ser comentada a su médico especialista. Él tendrá la potestad para decidir sobre su plan de tratamiento actual; si es necesario cambiarlo para lograr dormir adecuadamente.

También le puede interesar leer: Asma: La vitamina D reduce la gravedad de los ataques