El anís verde y sus beneficios terapéuticos para la salud

El anís verde, de su nombre científico Pimpinella anisum, es una planta bienal nativa de la región mediterránea. Pertenece a la familia de las Apiáceas, como el apio o el perejil. El anís también es muy popular tanto en la cocina como en la medicina natural. Está compuesto de flavonoides, terpenos, ácidos fenólicos y varios micronutrientes. Esta planta también contiene aceite esencial muy rico en anetol.

Indicaciones del anís en la fitoterapia

Esta planta es particularmente conocida para tratar los trastornos digestivos. Estimula las habilidades motoras del tracto digestivo y ayuda a combatir las flatulencias, la hinchazón y la digestión lenta y difícil. El anís también tiene un efecto antiespasmódico. Ayuda a calmar los calambres estomacales y los espasmos intestinales.

Además, se indica en los siguientes casos:

  • Gripe, resfriados y tos: Debido a su propiedad expectorante, el anís alivia los síntomas de la gripe. Promueve la excreción de moco y secreciones del tracto respiratorio.
  • Trastornos menstruales : El anís ayuda a regular el ciclo menstrual. También ayuda a reducir los calambres y el dolor durante la menstruación.
  • Menopausia: El anís es un agente estrogénico. Al imitar los efectos del estrógeno en el cuerpo, reduce significativamente los síntomas de la menopausia. Estos incluyen los bochornos y la sensación de piernas pesadas.
  • Infecciones debidas a bacterias, virus, parásitos y hongos: El anetol, uno de los ingredientes activos de esta planta, le da actividades antimicrobianas, antiparasitarias, antivirales y antimicóticas.
  • Infecciones orales: El anís ayuda a mantener la higiene oral. Ayuda a prevenir las infecciones dentales y combate el mal aliento.
  • Problemas de piel: acné moderado, eczema y psoriasis.

Las formas galénicas del anís verde

El anís verde se puede consumir en infusión, té de hierbas, extracto seco, tintura madre, polvo, cápsula y aceite esencial.

Métodos de uso y dosis recomendadas

  • Infusión: infundir durante 5 minutos 1,5 g de extractos secos de anís en una taza de agua hirviendo. Endulzado con miel, este preparado ayuda a expulsar los gases y evita la hinchazón.
  • Aceite esencial: en uso externo, por aplicación cutánea, es preferible diluir el aceite esencial de anís verde en aceite vegetal. En la inhalación, este aceite esencial despeja las vías respiratorias durante la gripe y los resfriados.
  • Cápsula: 2 cápsulas de 250 mg para ser tomadas al mediodía y por la noche.
  • Polvo: 1 cucharadita al día.

Precauciones de uso y contraindicaciones

El anís verde suele estar indicado para tratar los cólicos y el reflujo de leche en los bebés. Sin embargo, antes de decidir su uso, se recomienda encarecidamente consultar previamente a un médico o terapeuta.

Además, el anís está contraindicado en las mujeres embarazadas, los niños menores de 12 años y las personas que sufren de asma.

Cabe señalar que en altas dosis, el aceite esencial de anís puede producir inflamaciones de la piel y las vías respiratorias, náuseas graves y convulsiones.

También te puede interesar leer: Los beneficios de La valeriana para la salud del organismo