El Alzheimer y Parkinson: los problemas de visión podrían ser alerta

Alzheimer

Dos estudios en rápida sucesión muestran que los ojos no sólo son el espejo del alma, como se dice; sino también un temprano marcador de los cambios patológicos que afectan al cerebro. Las enfermedades de Alzheimer y Parkinson serían detectables en los ojos mucho antes de que aparezcan los primeros síntomas de estas enfermedades neurodegenerativas.

La disminución de la función cognoscitiva y la agudeza visual son dos problemas importantes asociados con el envejecimiento. Para 2050, se espera que el número de personas afectadas por la demencia aumente de 50 a 132 millones; mientras que el número de personas ciegas aumentará de 38 a 115 millones.

Algunas observaciones sugieren que estas dos condiciones no se desarrollan independientemente, sino que pueden estar vinculadas. Por ejemplo, estudios de autopsia de personas con la enfermedad de Alzheimer muestran un daño significativo en el nervio óptico y la retina.

También se sugiere una relación entre la cognición y la visión mediante un análisis de los datos de dos grandes estudios estadounidenses; con más de 30.000 participantes en total. Estos muestran que el riesgo de afectación por pérdida de agudeza visual es 2 a 3 veces mayor en personas que sufren de disfunción cognitiva. Sin embargo, estos estudios no determinan si la pérdida de la visión es la causa o la consecuencia del deterioro de la función cognitiva.

Los problemas de visión son un presagio de la enfermedad de Alzheimer

Para establecer mejor la secuencia de acontecimientos que vinculan estos dos fenómenos, un grupo de investigación estadounidense llevó a cabo un estudio prospectivo; el Estudio de Evaluación de Ojos de Salisbury. En él participaron 2.520 personas de 65 a 84 años de edad. La agudeza visual de los participantes y la presencia de disfunción cognitiva se midieron mediante pruebas clínicamente validadas (las cuadrículas del Estudio de Retinopatía Diabética de Tratamiento Temprano para la visión y el Mini-Examen del Estado Mental [MMSE] para la cognición).

Al medir estos parámetros durante un período de ocho años, los investigadores pudieron establecer una correlación entre el deterioro de los ojos durante este período y la disminución de la función cognitiva. Sin embargo, cuando se analizaron los resultados a la inversa, es decir, asociando el declive cognitivo con la disminución de la agudeza visual, la correlación fue mucho menor, lo que sugiere que los problemas de visión preceden a la pérdida cognitiva, y no al revés.

Según los autores, estos resultados sugieren que el tratamiento de los problemas de agudeza visual que se producen con la edad (miopía, cataratas, degeneración macular) puede, por lo tanto, representar una forma sencilla de prevenir, o al menos de retrasar, la aparición de la disfunción cognitiva; como el Alzheimer y Parkinson

La retina se hace más delgada: la primera etapa de la enfermedad de Parkinson

Otra anomalía ocular que se ha asociado con ciertos trastornos neurológicos como la enfermedad de Alzheimer, la esclerosis múltiple y la enfermedad de Parkinson es el adelgazamiento de la retina. Para caracterizar mejor este fenómeno, los investigadores utilizaron la técnica de la tomografía de coherencia óptica para medir con precisión el grosor de la retina de 49 pacientes con enfermedad de Parkinson y compararon los valores obtenidos con 54 personas sanas de la misma edad (edad media 69 años).

Descubrieron que el adelgazamiento de la retina podía observarse en las primeras etapas de la enfermedad y se correlacionaba con la gravedad del daño neurológico. Según los autores, esta medida podría representar una herramienta de diagnóstico para la enfermedad de Parkinson en sus primeras etapas y facilitar así el manejo de los pacientes.

También te puede interesar leer: Parkinson: La extirpación del apéndice reduce el riesgo de padecerlo

Fuentes: