El ajo es un antibiótico natural y fortalece el sistema inmunológico.

El ajo es un alimento rico en fibras solubles como la inulina. Esta especialmente ayuda a regular y estimular el tránsito intestinal. Esto se debe a que actúa en el crecimiento de las bifidobacterias en el colon; de la misma forma en que lo hacen otro probióticos.

Al destruir la estructura celular del ajo, este libera la enzima hidrolítica -alinasa, la cual está presente solo en la vacuola; esto hace que se produzca la hidrólisis de los sulfóxidos y a la transformación en disulfuros y trisulfuros. Es por esto que el ajo solo libera su olor al ser cortado, masticado o apretado.

Entre de las sustancias antibacterianas que contiene el ajo está la alicina. Además es rico en magnesio, calcio, fósforo, yodo y hierro; y se pueden encontrar en pequeñas cantidades zinc, manganeso, selenio, provitamina A, vitaminas B1-B2-PP  y vitamina C en el ajo fresco.

Beneficios del ajo

Al ajo se le otorgan muchas propiedades, tanto estéticas como de salud:

  • Dar a la piel un aspecto saludable
  • Promover el crecimiento del cabello, gracias a su contenido de ácido fitínico.
  • Fortalecer el sistema inmunológico
  • Actuar como un poderoso bactericida en todo el cuerpo
  • Es un purgante poderoso.
  • Regular la presión arterial, pues causa la vasodilatación de las arteriolas y capilares
  • Reducir el riesgo de esclerosis arterial
  • Prevenir la agregación plaquetaria; por ende, ayuda a prevenir la formación de trombos.
  • Regular la tasa de colesterol y triglicéridos en la sangre.

Pero el ajo no funciona igual que los antibióticos sintéticos. Este alimento no ataca la flora bacteriana saprofita, y además la ayuda a restaurar. También ayuda a tratar problemas como el meteorismo y los calambres abdominales, casos de diarrea aguda y crónica, así como de heces mucosanguinolentas.

Para las personas que viven en ciudades muy contaminadas, consumir ajo puede ser una gran forma de proteger el organismo, de las sustancias nocivas del smog; así como también protege el cuerpo de frutas y verduras contaminadas. Esto se debe a que el ajo actúa como un quelante, es decir que las moléculas del ajo se unen a las de los metales pesado como el mercurio, plomo y cadmio que entran al cuerpo, logrando así, eliminarlos. Los órganos más beneficiados de esta propiedad son los pulmones, riñones, hígado y el sistema nervioso.

También te puede interesar leer: Las cebollas y sus beneficios insospechados para la salud