El aceite de semilla de uva se hace de las semillas de las uvas rojas o blancas. Tiene un punto de humo relativamente alto de 250°C. Tiene un sabor suave y un aroma algo oculto. Este aceite se ha usado durante siglos en Europa. Su producción actual se concentra en Italia, Francia, España y Argentina.

El uso del aceite de semilla de uva

Hoy en día, se utiliza comúnmente para cocinar. También se ha promocionado como un sustituto vegano de la mantequilla o el aceite de oliva para cocinar. Sin embargo, puede haber desventajas en el uso de este aceite con fines culinarios.

Sus usos también se extienden a las aplicaciones cosméticas. Se encuentra en productos para el cabello, aceites para masajes, cremas para manos, bálsamo para labios, lociones para quemaduras solares y otros productos para el cuidado de la piel.

Su composición

El aceite de semilla de uva consiste en:

  • Los ácidos grasos poliinsaturados (PUFAs), como los ácidos grasos omega-6
  • Ácidos grasos saturados y monoinsaturados, como el ácido oleico Vitamina E, en particular tocotrienoles o tipos insaturados de vitamina E
  • Compuestos fenólicos, como flavonoides, carotenoides, ácidos fenólicos, como el ácido gálico, taninos y estilbenos.
  • Polifenoles, como catequinas, epicatequinas, trans-resveratrol y procianidina B1 Tocoferoles
  • Fitosteroles

¿Cuáles son los beneficios?

El aceite de semilla de uva ha sido muy promocionado por sus beneficios para la piel cuando se usa tópicamente. Principalmente debido a su vitamina E y a los ácidos grasos omega 6. Puede ser absorbido por la piel sin dejar una sensación de grasa o sin obstruir los poros. Mientras que ayuda a tonificar y embellecer su tez. Ya sea que tenga piel grasa o sensible, puede disfrutar de los beneficios del aceite de semilla de uva.

Si sufre de acné, las propiedades astringentes del aceite de semilla de uva pueden ayudar a tratar su problema.  El aceite de semilla de uva también tiene beneficios para la curación de heridas.

Se puede usar como desmaquillador o aclarador de la piel. Diluya este aceite en un aceite base como el de coco, almendra dulce, oliva o jojoba.

Como se mencionó anteriormente, algunos fabricantes de productos para el cabello añaden aceite de semilla de uva a sus productos. Esto se debe a que el aceite es ligero y puede ayudar a aumentar la fuerza y el contenido de humedad del cabello, dándole un aspecto más brillante.

Un gran aceite para la salud y la belleza del cabello

Caspa

Tiene propiedades emolientes que pueden ayudar a eliminar la piel muerta y promover una mayor hidratación del cuero cabelludo. Esto reduce el riesgo general de tener el cuero cabelludo seco y con caspa.

Caída del cabello

Ayuda a estimular el crecimiento del cabello y el vello corporal, gracias a los oligómeros de procianidina que contienen.

Cómo elegir el aceite de semilla de uva adecuado

Si todavía quieres probar este aceite, asegúrate de comprar aceites con la etiqueta que diga prensado en frío. Esto significa que el productor no usó solventes químicos ni expuso las semillas de uva a altas temperaturas durante el procesamiento.

Demasiado rico en omega 6 para uso alimentario

Aunque los beneficios potenciales de este aceite pueden parecer atractivos, no quita el hecho de que contiene grandes cantidades de ácidos grasos omega-6. Pueden ser devastadores para la salud en cantidades excesivas.

También puede interesarle leer: Fibra dietética: Sus tremendos efectos sobre la salud y dónde encontrarla