El aceite de oliva, un arma anticancerígena que no debe ser descuidada

Las personas que adoptan la dieta de tipo mediterráneo tienen aproximadamente un 15% menos de riesgo de desarrollar cáncer. Según un estudio reciente, el aceite de oliva juega un papel clave en esta protección debido a su capacidad de matar rápidamente las células cancerígenas.

La dieta tradicional de las personas que viven a lo largo del Mar Mediterráneo se asocia con muchos efectos positivos para la salud; entre ellos la prevención de las enfermedades cardiovasculares y varios tipos de cáncer.

Muchas verduras (frutas, vegetales, legumbres, nueces), pero pocas proteínas de origen animal; mucha fibra como fuente de carbohidratos en lugar de azúcares simples, y una abundancia de buenas grasas omega-3 mono y poliinsaturadas. Es realmente una dieta ejemplar, tanto desde el punto de vista nutricional como gastronómico.

El aceite de oliva es la piedra angular de la dieta mediterránea. Varios estudios han demostrado que desempeña un papel muy importante en los beneficios asociados a este tipo de dieta. Además de ser una excelente fuente de grasas saludables para el corazón, una característica única del aceite de oliva es su alto contenido de polifenoles antioxidantes y anti inflamatorios.

Por ejemplo, este aceite contiene cantidades importantes (0,2 mg/ml) de una molécula llamada oleocanto, que tiene una actividad anti inflamatoria similar a la del ibuprofeno y, por lo tanto, podría ejercer efectos similares a esta molécula en la prevención del cáncer de colon.

Los trabajos de laboratorio también han demostrado que otros compuestos fenólicos del aceite de oliva (hidroxitirosol, taxifollina) bloquean la formación de nuevos vasos sanguíneos en los tumores y, por lo tanto, podrían inhibir el desarrollo de una amplia gama de cánceres. La presencia de todas estas moléculas significa que el aceite de oliva puede considerarse la única grasa con actividad anticancerígena documentada.

Notable actividad anticancerígena en el Aceite de Oliva

Un estudio reciente acaba de destacar otra faceta del modo de acción anticancerígena del aceite de oliva. Al examinar el efecto del oleocantal en las células cancerosas (próstata, mama, páncreas), un equipo de científicos estadounidenses observó que esta molécula tiene la capacidad de matar estas células anormales directamente; este proceso lo hace sin afectar a las células no cancerosas. Y esta acción anticancerígena es mucho más poderosa de lo que los investigadores esperaban. ¡Algunas células cancerígenas ya habían muerto apenas 30 minutos después de la adición del oleocantal!. Un efecto citotóxico tan rápido es bastante notable, ya que la mayoría de las moléculas derivadas de las plantas suelen requerir una incubación de 16 a 24 horas para matar las células cancerígenas.

La rapidez de acción del oleocantal es por su propiedad de penetrar rápidamente en el interior de las células, desestabilizando una estructura interna llamada lisosoma. Estos lisosomas son en cierto modo el «vertedero» de la célula. Son un compartimento sellado por una membrana impermeable en el que se digieren los desechos celulares gracias a la presencia de varias enzimas muy activas.

Al interactuar con los lisosomas, el oleocanto rompe esta membrana protectora y al mismo tiempo provoca la liberación de estas enzimas voraces, que ahora tienen acceso a todos los componentes de la célula. El resultado es obviamente catastrófico para la célula cancerosa, que muere rápidamente como resultado de esta ruptura del lisosoma.

Cuanto más pica, mejor es

Para disfrutar de los beneficios del oleocanto, es importante elegir un aceite de oliva virgen o virgen extra. Estos aceites se extraen en frío (menos de 27°C), lo que preserva los polifenoles presentes en las aceitunas originales, maximizando sus beneficios para la salud.

Es muy fácil comprobar si un aceite contiene oleocantal. Esta molécula tiene la particularidad de interactuar específicamente con un receptor presente en la garganta, causando la sensación de hormigueo característica de los aceites de oliva de buena calidad. ¡Cuanto más pica, mayor es la cantidad de oleocanto y mejor es la acción anticancerosa del aceite de oliva!

Fuentes: Traducido de Presse Santé

LeGendre O et coll. Oleocanthal rapidly and selectively induces cancer cell death via lysosomal membrane permeabilization (LMP). Mol Cell Oncol,2015.