EFECTOS DE LOS SUJETADORES PARA LA SALUD

Los sujetadores son una prenda indispensable y un icono de la moda, pero nunca ha dejado se estar en el centro de la controversia por sus razones médicas. El sujetador dependiendo de su uso tiene efectos perjudiciales para la salud. Identificar el modelo, saber la fisionomía del cuerpo, la talla, y teniendo algunas precauciones se pueden limitar o eliminar los riesgos que conlleva usar los sujetadores de manera diaria.

Efectos de los sujetadores en la salud:

Usas el sostén por 24 horas

Usas sujetador por más de 12 horas o 24 horas al día, incluyendo dormir con ellos, genera problemas serios para la salud. Usarlo de manera prolongada puede debilitar el seno, ocasionar problemas de espalda e inclusive generar cáncer de mama.

El sujetador comprime los ganglios linfáticos

Mantener por mucho tiempo el sujetador de manera regular, comprime los senos. Los ganglios linfáticos también se ven comprimidos lo que provoca el estancamiento de la linfa, que a largo plazo estas conducen a la acumulación de toxinas en los pechos. En pocas palabras ciertos sujetadores actúan como torniquete en los senos, ejerciendo presión, calor y dolor, que a medida que pase el tiempo pueden ocasionar quistes en los senos.

Un mal sujetador puede llevar a una mala digestión.

Un mal sujetador nos puede ocasionar problemas de mama, pero también problemas de estómago, al presionar el pecho de tal manera que contraiga los músculos abdominales y generarnos dolor. Estudios británicos han encontrado que ciertos sujetadores pueden alterar el proceso de digestión de los alimentos.

Problemas en la piel

Un sostén muy ajustado, puede ocasionar problemas en la piel de los senos, la fricción que se genera entre el seno y el material del sujetador, puede ocasionar irritación de la piel. En verano los problemas de piel con el sujetador se pueden agravar por la presencia de calor y excesiva humedad.

Buenos hábitos para llevar un sujetador

Para evitar problemas adversos con los sujetadores, es necesario adoptar buenas prácticas y adquirir los modelos correctos para nuestro tipo de seno y cuerpo. Sigue estos tres Hábitos:

  • Comprar el sujetador adecuado a nuestra contextura, a nuestro tipo de seno y anatomía corporal.
  • Lavar el sujetador de manera periódica, para eliminar gérmenes e impurezas que se puedan quedar en el sostén.
  • No usar el mismo sostén por dos días consecutivos, esto con el objeto de mantener su elasticidad y complexión.
  • Al practicar deportes, usar sostenes especiales para la actividad a practicar.