Dormir mal te hace alimentarte mal. Podrías aumentar de peso

Este artículo proporciona datos valiosos y concretos sobre cómo dormir mal o bien, puede afectar tu alimentación. Por ejemplo, los cerebros de los trabajadores por turnos gestionan la influencia de la noche en la elección de alimentos.

Noche de insomnio para un mañana audaz

En este estudio participaron 46 personas; 34 con déficit de sueño y 12 con sueño normal, se siguieron en un laboratorio del sueño durante 5 días y 4 noches. Después de una noche de sueño regular, los voluntarios fueron divididos al azar en 2 grupos: un grupo de control y un grupo de privación total del sueño.

El experimento reveló un aumento en la ingesta calórica de grasas y una disminución en la ingesta de carbohidratos al día siguiente de la privación de sueño, en comparación con una noche normal.

El cerebro se centra en la grasa

Cada día después de la privación de sueño, se realizó una resonancia magnética para medir la actividad cerebral asociada con la ingesta de alimentos. Los resultados fueron instantáneos. El cambio en el perfil de macronutrientes de las comidas relacionado con la privación del sueño se correlacionó con una intensa activación de la red de salientes.

Esta región del cerebro, más conocida como el sistema de activación reticular (o SAR), actúa como un filtro entre las partes conscientes e inconscientes del cerebro decidiendo qué es digno de atención y qué no.

En otras palabras, según los autores, se cree que dormir mal aumenta la atracción del cerebro por los alimentos más grasos. Esto puede explicar de cierta forma por qué el riesgo de tener sobrepeso es mayor con la privación crónica de sueño.

Dormir bien tiene muchos beneficios para tu salud. Descansar lo suficiente también es importante.

 

Fuente:

Zhuo Fang: Altered salience network connectivity predicts macronutrient intake after sleep deprivation. Scientific Reports, 5: 8215