Dormir fuera de casa ¿Por qué duermes mal la primera noche?

Al dormir fuera de casa, la primera noche, por ejemplo en un hotel, suele ser de mala calidad. Algunas personas se quejan de que «sólo dormían con un ojo abierto». Esto es particularmente problemático para los viajeros de negocios u otras personas que tienen que viajar mucho, como deportistas o artistas.

En un estudio, los investigadores de la Universidad de Brown en los Estados Unidos descubrieron las razones neurológicas detrás de este fenómeno particular.

Los resultados mostraron que uno de los dos hemisferios del cerebro permanece más despierto que el otro durante el sueño profundo; como si este hemisferio estuviera listo para enfrentar problemas. En otras palabras, en «modo de alerta» o vigilancia nocturna.

El problema de la «primera noche» al dormir fuera de casa, ya conocido por los investigadores

Los investigadores ya sabían que al dormir fuera de casa, la primera noche era a menudo problemática. Cuando se realizan pruebas de sueño con fines de investigación en un hospital o laboratorio, esta primera noche no suele tenerse en cuenta para los estudios; se considera una «noche de adaptación».

Por consiguiente, a menudo se exige a los participantes que duerman más de una noche en el entorno de la investigación; de modo que las pruebas realizadas reflejen mejor una noche pasada en casa. Por una vez, los investigadores de la Universidad de Brown trataron de entender mejor esta primera noche de sueño; tan problemática y particular, para comprender mejor las causas.

El hemisferio izquierdo permanece alerta

Para lograr sus resultados, los investigadores pidieron 35 voluntarios. Al medir la actividad cerebral de cada participante durante la primera noche de sueño fuera de casa, descubrieron que una red particular ubicada en el hemisferio izquierdo permanecía más activa que en el hemisferio derecho, particularmente durante el sueño profundo. Cuando los investigadores estimularon el hemisferio izquierdo con ruidos irregulares difundidos en el oído derecho, esto aumentó la probabilidad de despertar a los participantes de manera muy significativa en comparación con los ruidos difundidos en el oído izquierdo.

En otras fases del sueño y en otras 3 redes probadas durante la primera noche, no encontraron ninguna diferencia en el estado de alerta o actividad en ninguno de los dos hemisferios. En la segunda noche de sueño fuera de casa, los investigadores no observaron ninguna diferencia significativa entre los dos hemisferios durante el sueño profundo. La prueba es que el problema es la primera noche de sueño fuera de casa. Los investigadores reconocen que algunas preguntas siguen sin respuesta, en particular sobre el efecto del hemisferio derecho, el resto de la noche, es decir, en otras fases del sueño, porque los investigadores observaron sólo la primera fase del sueño profundo.

Como resultado, no saben si el hemisferio izquierdo mantiene su nivel de alerta durante la noche, o si podría alternar con el hemisferio derecho más tarde en la noche. Además, los científicos aún no entienden por qué sólo un hemisferio se mantiene en alerta y no el otro.

Los animales que duermen con un ojo abierto

Este trabajo de investigación ha demostrado que cuando nos encontramos en un nuevo entorno, una asimetría entre los dos hemisferios se manifiesta a nivel de sueño profundo, alerta y reactividad, como una guardia nocturna para protegernos. Esta situación es común en algunos animales. Se sabe que algunos animales y aves marinas exhiben asimetría durante el sueño, lo que les permite, en particular, permanecer alerta durante la noche. Esta asimetría de un hemisferio a otro en el nivel de sueño profundo observado durante la primera noche de sueño nunca ha sido reportada en los humanos.

También te puede interesar leer: Dormir en pareja: Las parejas que duermen juntas sueñan juntas

Fuente:

Masako Tamaki: Night Watch in One Brain Hemisphere during Sleep Associated with the First-Night Effect in Humans.  Current Biology. DOI:https://doi.org/10.1016/j.cub.2016.02.063