Dormir con calor: seis consejos sencillos para lograr dormir bien

El sueño

¿Cómo se puede dormir bien cuando el mercurio está subiendo? El calor puede interrumpir una noche e impedir una buena recuperación. Aquí hay algunos consejos útiles para lograr dormir cuando hace mucho calor.

Puede que estés familiarizado con este escenario: es tarde, te das la vuelta en la cama, y no importa lo que pase, no puedes dormirte. ¿Cuál es el problema? Hace demasiado calor.
Los humanos tienen una temperatura ideal para dormir entre 18 y 20°C, pero cuando el clima no coopera y no se puede dejar el aire acondicionado encendido toda la noche, ¿qué se hace?

Cuando no se duerme lo suficiente, el rendimiento cognitivo disminuye, la memoria se resiente y puede tener problemas para mantenerse concentrado. En última instancia, incluso la memoria a largo plazo puede verse afectada. Por eso es tan importante dormir bien.

¿Por qué es tan difícil dormir en el calor?

La temperatura ideal para dormir es de unos 18,3°C, dentro de unos pocos grados. La temperatura de nuestro cuerpo disminuye naturalmente un poco durante el sueño, y un ambiente de sueño fresco, pero no frío, es ideal para una buena noche de sueño. Cuando hace mucho calor, es más probable que te des vuelta, lo que interrumpe tu sueño.

Antes de que te quedes dormido de forma natural, tu cuerpo produce una hormona llamada melatonina, que provoca una disminución de la temperatura corporal básica necesaria para dormir. Si la temperatura ambiente es demasiado alta, este proceso se interrumpe, por lo que puede tardar más tiempo en dormirse. También es más difícil entrar en un sueño profundo, por lo que puede ser más difícil permanecer dormido.

La melatonina es importante porque regula nuestro ciclo natural de sueño y le dice a nuestro cuerpo cuándo es el momento de dormirse. Nuestro cuerpo comienza a producir melatonina cuando el nivel de luz baja, y deja de producirla cuando se pone más ligero, diciéndonos que es hora de despertar. Por eso la gente duerme más en invierno, porque las noches son más largas y frescas. Esto significa que tu cuerpo alcanza más fácilmente una temperatura cómoda para dormir.

¿Cómo puedes dormir mejor con este calor?

Afortunadamente, hay algunas cosas simples que pueden ayudarte a dormir bien, sin importar que haga mucho calor

Evitar que el aire caliente entre.

1. Cerrar todo durante el día

Para evitar que el aire caliente entre en el dormitorio durante el día, las ventanas, persianas y cortinas deben cerrarse cuando la temperatura suba. Apunta a una temperatura de entre 19 y 20,5°C. Esta temperatura es ligeramente diferente para los bebés y los niños pequeños, que necesitan una temperatura ambiente ligeramente más alta. Si logras enfriar tu habitación antes de irte a la cama, ayudarás a asegurar un sueño reparador y te despertarás sintiéndote renovado.

2. Invitar a la brisa de la tarde a entrar

Por la noche, cuando el aire exterior es más fresco, abre las persianas y las ventanas para que entre aire fresco en la habitación antes de ir a la cama. Si es seguro y tranquilo, puedes mantener la ventana abierta mientras duermes. Si no, duerme con la puerta abierta y abre todas las ventanas de la casa que sean seguras, para permitir el flujo de aire.

3. Ponga su colchón en el suelo

El futón japonés es una cama que tradicionalmente va directamente al suelo. Resulta que puede haber una buena razón para estar tan cerca del suelo mientras se duerme. Dormir en el suelo es más fresco, así que intenta poner tu colchón en el suelo. Hoy en día, hay muchas opciones, desde marcos de madera bajos en el suelo hasta un futón clásico.

4. Un ventilador que gira lentamente

La solución obvia cuando hace calor es poner el aire acondicionado al máximo cuando lo tienes, pero esto tiene un impacto en la factura de la electricidad y en el medio ambiente.
Un ventilador es una buena opción y puede ser más eficiente si sólo mantienes una habitación fresca. Puedes usar un ventilador si no te perturba el sueño, pero no te lo pongas en la cara y asegúrate de que no tenga polvo.

5. Sábanas de algodón o lino y dormir desnudo

Reduzca la cantidad de ropa y ropa de cama que usa normalmente y asegúrese de que esté hecha de fibras naturales. Las fibras naturales regulan la temperatura corporal mejor que los materiales sintéticos. Algunas investigaciones muestran que las fibras naturales pueden ayudar a regular la temperatura corporal. Por ejemplo, en verano, cambiar las sábanas por una versión de algodón o lino transpirable puede ayudar a dormir mejor. También es aconsejable cambiar el edredón cuando la temperatura sube y optar por una manta ligera.

Además de las telas ligeras y aireadas, dormir desnudo es una forma fácil y gratuita de refrescarse.

6. No te estreses

Pero lo principal es no preocuparse demasiado por una mala noche de sueño. Porque siempre funcionaremos bien aunque no durmamos lo mejor posible durante algunas noches. Y si tienes la suerte de estar de vacaciones, no hay razón para que no tomes una siesta refrescante durante el día.

También te puede interesar leer: Plantas que combaten el calor: ideales si no se tiene aire acondicionado