Dolor cervical: algunas causas y remedios para tratarlo

Se le llama dolor cervical al dolor que afecta la zona de la columna y el cuello; en ocasiones también provoca dolor en los hombros, brazos y cabeza.

El dolor cervical genera limitaciones y dificultades a la movilidad y puede aparecer con náuseas, taquicardia, mareos, problemas auditivos y de visión y hormigueo.

Causas y remedios para el dolor cervical

La mala postura, el estrés, cargar cosas demasiado pesadas o moverse de forma tosca son algunas de las causas de este problema. Sin embargo, no a todas las personas se les origina de la misma forma. Pero si este tipo de dolor aparece, debe tratarse de inmediato, pues con el tiempo y la falta de cuidado, empeorará.

El ejercicio diario es una forma de evitar sufrir de dolor cervical. El sedentarismo aumenta el riesgo, así como puede ser por predisposición genética.

Es tal lo delicado de este asunto, que puede llegar a convertirse en una hernia cervical o hiperlordosis lumbar. Esta también es conocida como lesión por latigazo; donde la edad juega un factor de riesgo importante. Las personas mayores de 40 años son más propensas a sufrir de este problema.

La obesidad también es un factor de riesgo para el dolor cervical, incluso hasta el punto de generar una discapacidad. Por eso, mantener una buena alimentación y hacer ejercicio son claves; además de que el ejercicio fortalece los músculos, protegiéndolos de lesiones posibles.

Recomendaciones para el dolor:

El dolor es tratado con medicación, pero además puedes seguir estas recomendaciones para potenciar su efecto:

  • Tés de hierbas. los Tés de hierba ayudan a relajar, como el de tila, melisa y manzanilla. Combinados por supuesto con suficiente descanso y alguno ejercicios terapéuticos.
  • Masajes con aceites esenciales
  • Suplementos de magnesio, toronjil o melatonina para la inflamación
  • Paños y compresas de agua caliente en las zonas afectadas

 

También te puede interesar leer: Dolor de rodilla: síntomas, causas y soluciones naturales