Nutrición

DMAE y glaucoma: cómo reconocerlos y prevenirlos

La degeneración macular y el glaucoma son enfermedades oculares que pueden provocar la pérdida de visión. Tienen síntomas y factores de riesgo similares, como la edad, pero difieren en la parte del ojo afectada y en la forma en que los médicos los tratan.

El glaucoma y la degeneración macular son enfermedades oculares progresivas que afectan a millones de personas. Los médicos también se refieren a la degeneración macular como degeneración macular relacionada con la edad. Aunque ambas afecciones pueden afectar a la visión, son diferentes zonas del ojo las que resultan dañadas. En la degeneración macular, la parte central de la retina se deteriora, mientras que el glaucoma afecta al nervio óptico y a la visión periférica. Este artículo compara la degeneración macular y el glaucoma, incluyendo sus síntomas, factores de riesgo y opciones de tratamiento y prevención. También se examina si ambas afecciones están relacionadas y en qué se diferencian de la catarata.

Visión general de la degeneración macular

La degeneración macular afecta a la retina, responsable de la visión central del ojo. Recoge las imágenes que ve una persona y las transmite al nervio óptico. Cuando la visión central está dañada, interfiere en la capacidad de una persona para ver lo suficientemente bien como para conducir, leer y reconocer caras.

Existen dos tipos de degeneración macular: la degeneración macular seca y la degeneración macular húmeda.

La degeneración macular seca es más común y se desarrolla gradualmente con el tiempo.

La degeneración macular húmeda provoca un desarrollo anormal de los vasos sanguíneos bajo la mácula, una zona en el centro de la retina que procesa la información visual. Puede provocar una grave pérdida de visión y se desarrolla con mayor rapidez. Si aparecen síntomas, la persona debe ser tratada inmediatamente por un médico. La degeneración macular es la principal causa de pérdida de visión y ceguera en las personas mayores de 65 años.

Síntomas y cambios en la visión

Los síntomas y los cambios en la visión asociados a la degeneración macular son:

  • visión borrosa
  • colores menos vivos
  • pérdida progresiva de la visión central
  • sensibilidad a la luz
  • texto escrito borroso
  • dificultad para reconocer rostros

Es aconsejable pedir una cita para un examen ocular si se presenta alguno de estos síntomas.

Factores de riesgo

Ciertos factores pueden aumentar el riesgo de desarrollar degeneración macular.

Los principales factores de riesgo son:

  • tener más de 60 años
  • antecedentes familiares de degeneración macular
  • fumar
  • presión arterial alta
  • obesidad

Visión general del glaucoma

El glaucoma implica daños en el nervio óptico del ojo. Puede desarrollarse si el líquido producido por el ojo no drena adecuadamente. Si esto ocurre, la presión en el ojo puede aumentar. Aunque existen diferentes tipos de glaucoma, el glaucoma primario de ángulo abierto es la forma más común de la enfermedad. Es la segunda causa de ceguera en el mundo.

Síntomas y cambios en la visión

El glaucoma puede no causar ningún síntoma al principio, por lo que algunas personas no son conscientes de que tienen la enfermedad. Una vez que comienzan los síntomas y los cambios en la visión, pueden incluir lo siguiente:

  • visión de túnel
  • pérdida progresiva de la visión lateral
  • visión borrosa.

Debe concertarse una cita para un examen ocular a fin de comprobar la existencia de cualquiera de los síntomas anteriores.

Factores de riesgo

El glaucoma puede desarrollarse en cualquier persona, pero algunos grupos de alto riesgo son las personas que:

  • tienen más de 60 años
  • tener antecedentes familiares de glaucoma
  • tiene diabetes
  • tienen miopía severa (deficiencia de visión)
  • tener hipermetropía, aunque ésta aumenta específicamente el riesgo de glaucoma de ángulo cerrado.

¿Cuáles son las diferencias entre ambos?

La pérdida de visión en el glaucoma suele afectar a la visión lateral, mientras que la degeneración macular tiende a afectar a la visión central. No hay cura para ninguna de las dos enfermedades. Los tratamientos pueden ralentizar la pérdida de visión, pero no la restauran. Es esencial iniciar el tratamiento lo antes posible para preservar la visión. El tratamiento de la degeneración macular incluye fármacos contra el factor de crecimiento endotelial vascular. Estos fármacos bloquean las sustancias químicas que provocan el crecimiento anormal de los vasos sanguíneos.

El tratamiento del glaucoma suele incluir:

  • gotas para los ojos
  • betabloqueantes
  • prostaglandinas
  • procedimientos con láser
  • microcirugía
  • cirugía incisional, como la trabeculectomía o la derivación tubular.

¿Están relacionados la degeneración macular y el glaucoma?

Múltiples genes pueden influir en el desarrollo de la degeneración macular y el glaucoma. Aunque la degeneración macular y el glaucoma implican múltiples genes, los factores demográficos y de comportamiento también pueden influir en el desarrollo de estas enfermedades. Si ambas afecciones se producen al mismo tiempo, sin influirse mutuamente, la deficiencia visual afectará a una zona más amplia de la visión que el glaucoma por sí solo.

Prevención de la DMAE y el glaucoma

No siempre es posible prevenir el glaucoma o la degeneración macular, ya que no todos los factores de riesgo son controlables. Sin embargo, hay algunas medidas que una persona puede tomar para reducir su riesgo de desarrollar estas dos enfermedades, por ejemplo:

  • evitar fumar
  • usar gafas de sol para reducir la exposición a los rayos UV
  • alcanzar o mantener un peso moderado
  • control de los niveles de colesterol
  • utilizar gafas protectoras cuando sea necesario para evitar lesiones oculares
  • acudir a un oftalmólogo con regularidad para diagnosticar a tiempo cualquier afección ocular y frenar la pérdida de visión.

Las investigaciones realizadas en 2019 sugieren que la vitamina C y la vitamina E actúan como antioxidantes reduciendo el estrés oxidativo en la retina o región macular del ojo. Por lo tanto, estas vitaminas pueden desempeñar un papel en la prevención de la degeneración macular. Sin embargo, se necesitan más estudios para explorar la prevención del desarrollo temprano y el tratamiento de la degeneración macular y otras complicaciones relacionadas con los ojos, incluyendo el glaucoma y la catarata.

¿Cómo se comparan con las cataratas?

Otras afecciones oculares pueden provocar una reducción de la visión o incluso la ceguera. Por ejemplo, si no se tratan, las cataratas pueden provocar la pérdida de visión. Al igual que la degeneración macular y el glaucoma, las cataratas tienden a desarrollarse en personas mayores.

Síntomas similares pueden ser:

  • visión borrosa
  • visión de los colores desvanecida
  • visión distorsionada
  • aparición gradual de los síntomas

A diferencia de la degeneración macular y el glaucoma, la cirugía de cataratas es una opción que suele corregir el problema y mejorar la visión.

Perspectivas

El pronóstico para las personas con degeneración macular o glaucoma puede variar en función de la forma de cada enfermedad ocular y de lo temprano que se diagnostique. El diagnóstico y el tratamiento tempranos pueden ayudar a frenar la pérdida de visión. Sin embargo, ambas enfermedades son progresivas y suelen provocar algún grado de pérdida de visión. Una persona puede acudir a una prueba ocular y el óptico puede remitirla a otras pruebas o tratamientos.

Resumen

Tanto la degeneración macular como el glaucoma afectan a los ojos y pueden provocar la pérdida de visión. No siempre es posible prevenir ninguna de las dos enfermedades, pero las revisiones oculares periódicas pueden aumentar las posibilidades de un diagnóstico precoz y garantizar un tratamiento rápido. Aunque no hay cura, el tratamiento puede ayudar a ralentizar la pérdida de visión. Es esencial iniciar el tratamiento lo antes posible para preservar la visión.

Puede interesarle: El lupus: estilo de vida y cuidados naturales para contener los síntomas