Dietas cetogénicas: cómo elegir la fuente adecuada de proteínas

Un nuevo estudio muestra que cuando la dieta es baja en carbohidratos, como en las dietas cetogénicas, el beneficio de dicha dieta puede verse anulado por la aparición de mortalidad relacionada con las grasas y las proteínas. Hay un beneficio neto a favor de la ingesta de lípidos y proteínas de origen vegetal.

La popularidad de la dieta cetogénica, baja en carbohidratos, no está disminuyendo y, por buenas razones, se le atribuyen posibles efectos positivos en la pérdida de peso, los riesgos cardio-metabólicos, las migrañas, las enfermedades neurodegenerativas y el cáncer a corto plazo. Sin embargo, todavía se conocen mal los datos sobre sus repercusiones a largo plazo en la salud.

Este gran estudio publicado en la revista Lancet Public Health evaluó la asociación entre el consumo de carbohidratos y la mortalidad. Los investigadores analizaron la ingesta de carbohidratos de 15.428 estadounidenses de 45 a 64 años de edad inscritos en el estudio ARIC (Atherosclerosis Risk in Communities) y la cotejaron con la mortalidad total. Luego compararon estos datos con los de otro gran estudio: PURE.

Influencia del origen de las proteínas y los lípidos

Los investigadores examinaron si el origen de las proteínas y las grasas consumidas en lugar de los carbohidratos tiene un impacto en la mortalidad. Encontraron eso:

  • Una dieta baja en carbohidratos. Estos se sustituyen por proteínas y grasas de origen animal se asocia con un mayor riesgo de mortalidad.
  • Por el contrario, cuando los carbohidratos son reemplazados por proteínas y grasas de origen vegetal, esta asociación se invierte.

Por consiguiente, en el presente estudio se subraya la importancia de centrarse principalmente en las fuentes vegetales de proteínas y lípidos en el caso de las dietas cetogénicas a fin de reducir el riesgo de mortalidad.

También te puede interesar leer: Dieta cetogénica para perder grasa abdominal

Fuente:

Seidelmann S. et al., Dietary carbohydrate intake and mortality: a prospective cohort study and meta-analysis. The Lancet Public Health, 2018; 3: e419–28.