Nutrición

Dieta líquida: cómo hacerla con seguridad

Una dieta exclusivamente líquida significa que una persona no ingiere ningún alimento sólido y sólo consume líquidos, como sopas, zumos y batidos. Para la mayoría de las personas, esta es una medida temporal, no una estrategia nutricional a largo plazo. Los líquidos sólidos son diferentes de los líquidos claros. En una dieta de líquidos claros, una persona sólo puede consumir líquidos claros, como agua, té y caldo. Los líquidos completos ofrecen una mayor gama de sabores y un mayor valor nutricional. Podrá comer versiones en puré de sus alimentos favoritos, así como una amplia variedad de líquidos más espesos, como la sopa de tomate.

En este artículo, aprenderá más sobre las dietas totalmente líquidas, incluyendo sus usos, posibles efectos y alimentos a consumir.

Qué comer

Los alimentos que se deben consumir como parte de una dieta líquida completa dependen de sus necesidades nutricionales y de las recomendaciones de su médico. Una persona puede comer los siguientes alimentos:

Todos los alimentos que permite una dieta líquida clara incluyen:

  • agua
  • zumos de fruta
  • limonada
  • caldo de sopa
  • gelatina
  • miel
  • café
  • helado
  • puré de frutas y verduras
  • sopas coladas o en puré
  • leche
  • alimentos para bebés
  • puré de avena
  • batidos
  • batidos de proteínas y otros complementos alimenticios líquidos
  • -malteadas
  • margarina, mantequilla y mayonesa

Puede ser difícil obtener suficientes proteínas y fibra con una dieta líquida completa. Las personas que siguen esta dieta, especialmente si la siguen durante más de unos días, deben centrarse en los alimentos ricos en nutrientes.

Algunos ejemplos de alimentos que se pueden consumir y que ofrecen un mayor valor nutricional son:

  • batidos de proteínas bajos en azúcar
  • batidos de frutas y verduras
  • productos de huevo blandos, como el ponche de huevo o los alimentos infantiles a base de huevo
  • puré de carne y frijoles
  • puré de papas con salsa de carne
  • la leche.

Es aconsejable que pida a su médico una lista detallada de los alimentos que debe comer y evitar cuando siga una dieta completa de líquidos.

¿Por qué hacer una dieta exclusivamente líquida?

Los médicos suelen recomendar las dietas exclusivamente líquidas como estrategia a corto plazo cuando una persona tiene una condición médica que hace que no sea seguro comer sólidos.

Pueden recomendar que las personas sigan una dieta totalmente líquida en las siguientes situaciones:

  • durante la recuperación de la pancreatitis
  • después de la cirugía de pérdida de peso, como etapa de transición de los líquidos claros a los alimentos blandos
  • luego de una cirugía dental u oral, ya sea para reducir el dolor o porque la persona no puede masticar
  • después de una cirugía gastrointestinal o para aliviar los síntomas de una enfermedad digestiva
  • tras la pérdida de varios dientes
  • después de una fractura ósea en la boca o la mandíbula
  • cuando un médico o dentista coloca un alambre en la mandíbula.

Algunas personas también pueden recurrir a las dietas líquidas para intentar perder peso, ya que una dieta exclusivamente líquida hace más difícil consumir un gran número de calorías. Las dietas muy restrictivas para perder peso no son seguras y los médicos no las recomiendan. La persona suele recuperar el peso perdido en cuanto vuelve a una dieta normal.

Qué evitar

Una persona que siga una dieta exclusivamente líquida debe evitar los alimentos sólidos, así como los purés que puedan contener trozos.

Algunos ejemplos de alimentos que deben evitarse son:

  • frutas y verduras enteras
  • pan
  • cereales
  • sopas con trozos grandes o duros
  • carne o pescado sólido
  • cualquier cosa con semillas u otras partículas duras o afiladas
  • nueces y mantequilla de cacahuete
  • helado con trozos
  • fideos
  • arroz
  • galletas y pasteles
  • queso
  • tofu

Para la mayoría de las personas, una dieta líquida completa es una medida a corto plazo. Las personas que necesitan seguir una dieta líquida completa durante un periodo de tiempo más largo deben tener cuidado con los alimentos que consumen y evitar opciones potencialmente poco saludables.

Las siguientes prácticas pueden ser útiles:

  • evitar todas o la mayoría de las calorías de los alimentos dulces, como el helado
  • aumentar la ingesta de fibra tomando batidos hechos con fruta, verduras y yogur griego
  • probar la leche como fuente de proteínas
  • evitar los alimentos de bajo valor nutritivo, como los caramelos helados y la gelatina
  • pedir consejo a un médico sobre los suplementos de vitaminas y minerales
  • Llevar un diario de alimentos para hacer un seguimiento de los nutrientes a lo largo del tiempo.

Riesgos de la dieta líquida

Es muy difícil obtener suficientes nutrientes de una dieta líquida completa, especialmente a largo plazo. Las dietas líquidas suelen ser bajas en vitamina A, hierro, vitamina B-12 y tiamina. Las personas que tienen que seguir una dieta líquida completa durante largos periodos pueden necesitar tomar suplementos para evitar carencias nutricionales. Es posible obtener suficientes proteínas, fibra y otros nutrientes esenciales con una dieta líquida completa. Sin embargo, esto requiere cierta planificación y conocimientos dietéticos básicos.

Las personas que siguen esta dieta y que se están recuperando de una intervención quirúrgica pueden no tener la energía o la motivación para buscar alimentos saludables. Uno de los mayores riesgos es recurrir a alimentos fáciles pero menos nutritivos, como los helados derretidos o los caldos ricos en sodio. Aunque una dieta líquida completa puede satisfacer los antojos de una persona mejor que una dieta líquida simple, seguir una dieta líquida completa puede continuar siendo difícil y frustrante.

Además de la desnutrición por el uso prolongado, otros riesgos son:

  • hambre crónica
  • cambios de humor debido al hambre
  • falta de placer al comer
  • dificultad para comer fuera o participar en otras actividades sociales centradas en la comida.

Aunque los médicos pueden recomendar una dieta líquida completa para diversas afecciones, algunas investigaciones sugieren que esta dieta puede ser más restrictiva de lo necesario.

Un estudio de 2010, por ejemplo, descubrió que una dieta sólida completa era segura para las personas que se recuperaban de una pancreatitis aguda leve y daba lugar a estancias hospitalarias más cortas.

Una revisión de 2012 concluyó que una dieta blanda también era segura para las personas que se recuperan de una pancreatitis aguda leve.

Una persona cuyo médico le recomiende una dieta líquida completa debe hacerse preguntas como las siguientes:

  • ¿Qué puedo hacer para mantenerme sano con esta dieta?
  • ¿Cuánto tiempo tendré que seguir esta dieta?
  • ¿Cuáles son los riesgos de esta dieta?
  • ¿Por qué recomienda esta dieta?
  • ¿Hay alguna alternativa a esta dieta?
  • ¿Qué alimentos específicos debo evitar?

Seguir una dieta exclusivamente líquida puede ser un reto. Si es necesario seguir una dieta exclusivamente líquida durante un largo periodo de tiempo, debe consultarse a un nutricionista para asegurarse de que recibe suficientes nutrientes vitales. En muchos casos, se puede conseguir una dieta satisfactoria y nutritiva haciendo purés con los alimentos que la persona suele disfrutar.

Puede interesarle: Comer orgánico reduce el riesgo de cáncer en un 25%