Dieta del ayuno intermitente: cómo perder peso sin contar calorías

Estudios de diversas universidades han confirmad que realizar ayunos prolongados durante varias horas cada día puede ayudar en la pérdida de peso. Esta dieta ha sido conocida como ayuno intermitente, e implica abstenerse de ingerir alimentos durante periodos de tiempo entre 12 y 36 horas, tomando solo agua.

Las investigaciones han demostrado que seguir un plan de ayuno intermitente tiene beneficios  como la pérdida de grasa en el vientre y mejoras en la salud. Sin embargo, es bueno aclarar que el plan debe ser individual y específico para cada persona.

¿Qué es la dieta de ayuno intermitente?

La dieta del ayuno intermitente se puede realizar de dos maneras.

La primera es comer sólo 500 calorías aproximadamente, dos días a la semana y los otros 5 días comer normalmente.

La segunda consiste en ayunar totalmente durante 14 a 18 horas, y las horas restantes, comer normalmente.

La diabetes, combátala con la dieta de ayuno intermitente.

Evaluando la eficacia mediante un estudio

Un grupo de investigación de la Universidad de Illinois, Chicago realizó un estudio para comprobar la eficacia del ayuno intermitente, e un grupo de 58 adultos con problemas de obesidad, dividiéndolos en tres grupos, los cuales siguieron un plan específico cada uno, así:

  • El grupo 1, ayunó diariamente 20 horas, comiendo solamente en la ventana de 15:00 a 19:00.
  • Grupo 2, ayunó durante 18 horas, comiendo solamente en la ventana de 13:00 a 19:00.
  • El grupo 3, comió regularmente, a las horas comunes.

Durante las ventanas, los participantes podían comer lo que quisieran. Sin embargo, durante el ayuno, sólo podían beber agua. Los dos primeros grupos comían aproximadamente 550 calorías menos que el tercer grupo.

Los resultados mostraron que los dos primeros grupos, que siguieron el plan de ayuno intermitente redujeron su grasa corporal en un 3% respecto a la inicial, y el tercer grupo se mostró igual a como inició.

Algunos participantes de los dos primeros grupos manifestaron mareos, náuseas, dolores de cabeza o fatiga en las primeras semanas del experimento. Sin embargo, después de aproximadamente tres semanas, estos síntomas desaparecieron, dando a entender que el cuerpo se adaptó bien a la nueva dieta. Luego de 10 semanas del programa, los participantes de los dos primeros grupos también manifestaron mejoras en los niveles de estrés.

La profesora de nutrición de la Universidad de Illinois en Chicago y coautora del estudio, Krista Varady, concluyó que 18 horas son suficientes para el ayuno intermitente.

También te puede interesar leer: El ayuno intermitente reduce el riesgo de enfermedades cardíacas