¿Qué dieta debemos tomar para luchar contra la obesidad?

La obesidad es un problema de salud público a nivel mundial, cada vez son mayores los problemas de obesidad en la niñez, los malos hábitos de alimentación desde muy pequeños nos han convertido en una sociedad altamente obesa. Paradójicamente la humanidad se encuentra dividida entre la obesidad y la desnutrición, entre más persona salen de la desnutrición otros tantos entran a la obesidad. ¿Qué nos está pasando? Estamos alimentándonos muy mal.

Pasos para perder peso

Para salir de la obesidad primero tiene que consultar a su médico, para que le haga un diagnóstico de su condición e identifique su peso ideal. Posteriormente mentalizarse y ponerse metas a corto, mediano y largo plazo. Cuando haya realizado los pasos anteriormente mencionado y este lleno de fuerza de voluntad, cree una dieta baja en calorías y realice un ejercicio de manera matutina que le ayude a perder peso.

Cumpla estas sencillas reglas y triunfara:

  • No beba bebidas azucaradas, ni alcohólicas, y consuma mucha agua
  • No omitir ninguna comida y establecer un horario para consumirlas
  • Evitar comer entre comidas, evitar el famoso picoteo
  • Evitar comer tanta comida rica en almidón
  • Consumir mucha fibra
  • Consumir muchas verduras y frutas

Consumo de carnes magras

En su dieta consuma carnes magras especialmente las carnes blancas, y si desea comer carnes roja, trate que se magra y evite los gordos y la grasa de las mismas.

Consumir huevo

Un alimento altamente completo es consumir huevos, tratar de comer no mas de uno y establecerlo en cualquier comida de dia.

Consumo de pescado

El pescado es un alimento que favorece demasiado a la pérdida de peso es una proteína que se debe consumir con mucha regularidad si se quiere salir de la obesidad

Tomar muchas sopas

Las sopas son un alimento ideal porque contienen las sustancias de los alimentos y es muy baja en calorías, lo que favorece a una dieta para bajar de peso.

Comer yogurt sin azúcar

El yogur es un aliado indispensable porque regula nuestro metabolismo y activa las bacterias buenas de nuestro sistema digestivo, ayudando a que evacuemos los desechos del cuerpo con mayor facilidad.