Dieta cetogénica para perder grasa abdominal

La dieta cetogénica, que es baja en carbohidratos, parece ser la clave para disminuir la grasa visceral, que también puede causar problemas de salud.

La nutrición, así como la actividad física, es esencial para mantener un estado psicofísico adecuado. De hecho, seguir una dieta equivocada, y no moverse activamente, puede conducir a largo plazo a problemas de salud. La grasa visceral, de hecho, puede ser perjudicial para la salud de una persona debido al lugar donde se almacena en el cuerpo y, al tener demasiada grasa, puede aumentar el riesgo de diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares.

La grasa visceral se considera peligrosa porque es un tipo de grasa corporal almacenada en la cavidad abdominal. Se ha encontrado cerca de varios órganos vitales y por eso aumenta el riesgo de que una persona desarrolle problemas de salud graves.

Dieta contra la grasa visceral

Una dieta pobre en todos los nutrientes y desequilibrada favorece sin duda la acumulación de grasa abdominal. Por lo tanto, las dietas bajas en carbohidratos son las que se consideran más efectivas, especialmente la dieta cetogénica. De hecho, numerosos estudios han demostrado que las dietas con un bajo contenido de hidratos de carbono conducen a una mayor reducción de peso y, en consecuencia, también de la grasa abdominal. La dieta en cuestión, de hecho, consiste en comer muy pocos carbohidratos al día, máximo 20/30 gramos, a favor de las grasas, que deben ser altas, y de las proteínas, a nivel medio.

Un estudio de 28 adultos con sobrepeso y obesos encontró que aquellos que siguieron una dieta cetogénica perdieron más grasa, especialmente grasa visceral, que las personas que siguieron una dieta baja en grasa. Los participantes también hicieron esto mientras comían alrededor de 300 calorías extras al día. Las dietas bajas en carbohidratos en general han demostrado ser la clave para la pérdida de grasa visceral.