Diabetes tipo 2: Las uñas son una llamada de atención

La diabetes de tipo 2 afecta a millones de personas y los síntomas incluyen fatiga y pérdida de peso, sed o hambre excesiva. Sin embargo, según la principal organización benéfica del Reino Unido, hay una pista de un síntoma que puede manifestarse en un lugar claramente visible y a mano: las uñas.

Diabetes tipo 2: Una enfermedad generalizada y burlona

La diabetes de tipo 2 es una enfermedad que implica niveles excesivos de azúcar en la sangre. El riesgo de desarrollarla aumenta con la edad, aunque también puede diagnosticarse en personas más jóvenes. Las personas obesas y las que no realizan ningún tipo de actividad física corren un mayor riesgo. La familiaridad con la enfermedad es un elemento clave: se estima que alrededor del 40% de los diabéticos tienen parientes consanguíneos – padres o hermanos – que están afectados.

Puede pasar mucho tiempo, incluso años, antes de que sea detectada. En algunos pacientes, los síntomas son tan leves que no despiertan sospechas. Entre otras cosas, hay una gran sensación de sed y hambre, fatiga recurrente, dolor de cabeza, visión borrosa. Pero hay una parte del cuerpo que, más que otras, es un claro signo de una alteración en el mismo: las uñas. No es sorprendente que su aparición pueda ser un signo de muchas enfermedades.

Indicador de la salud del cuerpo

En condiciones normales, la uña tiene un color rosado, es lisa y plana. Los cambios que pueden afligirla conciernen a la forma, el grosor, el color y la textura. Tampoco hay que subestimar el desprendimiento del lecho ungueal. Una investigación publicada por Diabetes UK, afirma que incluso un ligero enrojecimiento puede ser un síntoma de la diabetes tipo 2. Cualquier línea que marque las uñas también debería despertar sospechas.

Otro signo, que también es común a otras enfermedades, es la aparición de las llamadas líneas de Beau: son surcos horizontales, más o menos profundos, que indican la interrupción de la actividad micótica de la matriz. De hecho, esto puede deberse a un trauma o, precisamente, a enfermedades como la diabetes o la enfermedad de Raynaud.