Diabetes: 9 maneras de evitar complicaciones

El control de la diabetes es una responsabilidad de por vida. Aquí hay 9 estrategias para prevenir las complicaciones de la diabetes.

La diabetes es una enfermedad grave. Seguir el plan de tratamiento de la diabetes requiere un compromiso continuo. Pero sus esfuerzos valen la pena. El tratamiento cuidadoso de la diabetes puede reducir el riesgo de complicaciones graves e incluso mortales.

  1. Comprométase a controlar su diabetes

Los miembros de su equipo de atención de la diabetes, como su médico, enfermera o nutricionista, pueden ayudarle a aprender los fundamentos del cuidado de la diabetes y ofrecerle apoyo a lo largo del camino. Pero depende de usted controlar su condición.

Aprenda todo lo que pueda sobre la diabetes. Haga que la alimentación sana y la actividad física formen parte de su rutina diaria. Mantener un peso saludable.

Controle su nivel de azúcar en la sangre y siga las instrucciones de su médico para controlarlo.

  1. No fume

Fumar aumenta el riesgo de diabetes tipo 2 y el riesgo de varias complicaciones de la diabetes, incluyendo:

  • disminución del flujo sanguíneo a las piernas y los pies, lo que puede provocar infecciones, úlceras y la posible eliminación de una parte del cuerpo mediante cirugía (amputación)
  • Enfermedad cardíaca
  • Enfermedad ocular, que puede llevar a la ceguera.
  • Lesiones nerviosas
  • Enfermedad de los riñones
  • Muerte prematura

Hable con su médico sobre las formas de ayudarlo a dejar de fumar.

  1. Mantén tu presión arterial y el colesterol bajo control

Al igual que la diabetes, la presión arterial alta puede dañar los vasos sanguíneos. El colesterol alto en la sangre también es preocupante porque el daño suele ser mayor y más rápido cuando se tiene diabetes. Cuando estas condiciones se combinan, pueden llevar a un ataque al corazón, un derrame cerebral y otras enfermedades que amenazan la vida.

Una dieta saludable y baja en grasas y el ejercicio regular pueden ayudar mucho a controlar la presión arterial alta y el colesterol.

  1. Programe exámenes físicos y oculares regulares

Planee tener de dos a cuatro revisiones de diabetes al año, además de sus exámenes físicos y oculares anuales de rutina.

Durante el examen físico, el médico le preguntará sobre su dieta y nivel de actividad y buscará cualquier complicación relacionada con la diabetes, incluyendo señales de daño renal, daño nervioso, enfermedad cardíaca y otros problemas médicos.

El especialista en cuidados oculares comprobará si hay signos de daño en la retina, cataratas y glaucoma.

  1. Cuide sus dientes

La diabetes puede hacerlo vulnerable a las infecciones de las encías. Cepíllese los dientes al menos dos veces al día con pasta de dientes con flúor, use el hilo dental una vez al día y programe revisiones dentales al menos dos veces al año. Llame a su dentista si sus encías sangran o se ven rojas o inflamadas.

  1. Cuidado con los pies

Los altos niveles de azúcar en la sangre pueden reducir la circulación sanguínea y dañar los nervios de los pies. Si no se tratan, los cortes y las ampollas pueden provocar infecciones graves. La diabetes puede causar dolor, hormigueo o pérdida de sensibilidad en los pies.

Para prevenir los problemas de los pies:

  • Lávese los pies diariamente con agua tibia. Evite remojar los pies, ya que esto puede causar resequedad en la piel.
  • Seque sus pies suavemente, especialmente entre los dedos.
  • Hidraten sus pies y tobillos. No se ponga aceite o crema entre los dedos de los pies, ya que la humedad extra puede causar una infección.
  • Revise sus pies diariamente para ver si hay callos, ampollas, llagas, enrojecimiento o hinchazón.
  • Consulte a su médico si tiene una llaga u otro problema en el pie que no empieza a sanar en unos pocos días. Si tiene una úlcera en el pie o una llaga abierta, vea a su médico inmediatamente.
  • No camine descalzo, ni en el interior ni en el exterior.
  1. Considere la posibilidad de tomar una aspirina diaria

Si tiene diabetes y otros factores de riesgo cardiovasculares, como fumar o presión arterial alta, su médico puede recomendarle que tome una dosis baja de aspirina todos los días para ayudar a reducir su riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. Si no tiene otros factores de riesgo cardiovascular, el riesgo de hemorragia por tomar aspirina probablemente supera los posibles beneficios de la aspirina. Hable con su médico sobre si la terapia diaria de aspirina es apropiada para usted, incluyendo la concentración de aspirina más apropiada.

  1. Si toma alcohol, hágalo responsablemente

El alcohol puede causar hiperglucemia o hipoglucemia, dependiendo de cuánto se bebe y cuánto se come al mismo tiempo. Si elige beber, hágalo con moderación – no más de una copa al día para las mujeres de todas las edades y los hombres mayores de 65 años y dos copas al día para los hombres de 65 años o menos.

Siempre beba con una comida o un bocadillo y recuerde incluir las calorías del alcohol que consume en su ingesta calórica diaria. También hay que tener en cuenta que el alcohol puede provocar hipoglucemia más adelante, especialmente para las personas que usan insulina.

  1. Tomar el estrés en serio

Si está estresado, es fácil descuidar su rutina habitual de cuidado de la diabetes. Para manejar su estrés, establezca límites. Priorice sus tareas. Aprende técnicas de relajación.

Duerma lo suficiente. Y lo más importante, mantente positivo. El cuidado de la diabetes está bajo su control. Si está dispuesto a hacer su parte, la diabetes no le impedirá llevar una vida activa y saludable.

También puede interesarle leer: Reducir el consumo de sal