Descubre en qué consiste la Pilaris Queratosis

La Pilaris Queratosis, también conocida como “piel de pollo”, es una enfermedad común de la piel que responde al exceso de proteína de queratina en la piel. La queratina es un tipo de proteína de filamento que se encarga de la cohesión de las células de la piel y de la formación de su capa externa.

De modo que esta es la responsable de prevenir agentes contaminantes, rasgaduras, etc., en la piel y el exceso de esta proteína podría ocasionar obstrucciones de los folículos pilosos, creando pequeños bultos.

¿Cómo luce esta condición en la piel?

A pesar de que la mayoría de las personas que padecen esta enfermedad presentan rosetones de color rojo o beige con un halo rojo brillante e inflamado únicamente en los brazos, también es posible que aparezcan en cualquier parte del cuerpo, a excepción de las plantas de las manos y los pies.

Existen diferentes tipos de queratosis:

  • Queratosis pilaris rubra: es calificada como una de las más comunes y se presenta en granos rojos e inflamados. Afecta una mayor cantidad de piel que las demás.
  • Queratosis pilaris alba: se caracteriza por presentar parches de piel seca y áspera sin irritación.
  • Karate keratosis rubra facei: presenta erupciones de color rojo, mayormente en el área de las mejillas.

Factores estimulantes de la enfermedad

Existen diferentes factores de riesgo que originan que una persona sea más propensa a la enfermedad.

  • Genético: según estudios realizados en 49 pacientes, se determinó que aproximadamente el 39% de ellos tenía un familiar que había padecido de Pilaris Queratosis.
  • Condiciones preexistentes: el eccema, la xerosis y la ictiosis son algunas de las afecciones relacionadas con esta enfermedad. Incluso en el mismo estudio se concluyó que el 37% de los pacientes presentaban atopia preexistente y el 16% presentaban piel seca.
  • Sobrepeso: la obesidad o el sobrepeso es un factor que puede causar o agravar la enfermedad debido al alto índice de masa corporal.

Tratamiento

Se pueden encontrar múltiples cremas medicinales y tratamientos con láser que sirven como tratamiento para aliviar el malestar de los rosetones y protuberancias. Sin embargo, si prefieres evitar los efectos secundarios de estos métodos, te brindamos algunas recomendaciones naturales.

  • Aceite de coco: sus propiedades antinflamatorias ayudan a aliviar los síntomas de esta enfermedad, al tiempo que hidrata la piel seca y exfolia las células muertas. Aplica varias veces al día en la zona afectada.
  • Vinagre de manzana: gracias a sus propiedades astringentes alivia los síntomas que se puedan presentar. Aplica directamente o diluye en agua y deja actuar por algunos minutos antes de limpiar la zona.
  • Bicarbonato de sodio: mezcla dos cucharaditas con una pequeña cantidad de agua y aplica directamente sobre los rosetones, masajeando en forma circular varias veces a la semana. Esto te ayudará a eliminar las células muertas de la piel.
  • Aceite de oliva: al aplicarla en la piel conseguirás humectarla efectivamente. También puedes probar aceite de árbol de té, hamamelis y crema agría para aliviar la comezón e hinchazón.

Un dermatólogo es el especialista encargado de diagnosticar esta enfermedad si presentas alguno de sus síntomas. No dudes en consultar con él cualquier molestia que presentes.