Descubre cómo aliviar y prevenir los calambres

No hay nada peor que despertarse repentinamente en la madrugada con un pie o una pierna acalambrada. Es uno de los dolores más desesperantes que podemos experimentar y suele aparecer cuando estamos en reposo o durmiendo. Para los atletas, los calambres musculares son un padecimiento frecuente en competencias y en sus entrenamientos diarios.

¿Qué causa estos dolores tan fuertes y pasajeros? ¿Existen personas propensas a sufrirlos? ¿Cómo evitarlos? Sigue leyendo y te explicaremos qué debes hacer para aliviar y reducir estos episodios dolorosos.

¿Por qué nos dan calambres?

Los calambres son contracciones involuntarias y sorpresivas de uno o varios músculos. Los más frecuentes son los que paralizan el pie o la pantorrilla, aunque también pueden ocurrir en las manos, abdomen, cuello, cabeza o área cervical.

El dolor agudo que causa nos paraliza por un tiempo y al tocar la parte adolorida notarás que está dura como un bloque de cemento. Esto puede deberse a las siguientes razones:

  • Uso en exceso de los músculos durante el día.
  • El conservar una misma posición por mucho tiempo.
  • Que lleves ropa o medias apretadas y que afectan el riego sanguíneo.
  • Deficiencia de minerales en la dieta.

Otras causas son los problemas de compresión de los nervios de la columna, lo cual se agrava si caminas mucho.

¿Cómo aliviar los calambres?

Los ejercicios pueden ayudarte a aliviar los dolorosos calambres. Como suelen aparecer en la pantorrilla, apenas tengas un calambre debes pararte cerca de la pared a una distancia de 60 a 90 cm, con los pies completamente planos en el piso. Después tendrás que estirarte hacia adelante sin despegar los pies.

Hacer esto te ayudará a estirar la pantorrilla y aliviará el dolor. Repite este proceso a lo largo del día para reducir su aparición y el dolor.

El calor y el frío ayudan

Aplicar terapia de calor también ayuda a que el calambre y el dolor cedan. Puedes tener a mano un pack portátil de calor muscular, de esos que activas al abrir. O puedes tomar un baño de agua caliente. También hay personas que sienten alivio inmediato al colocarse hielo en el músculo con contracción.

Una solución efectiva para cuando los calambres son en el abdomen es colocarse paños o botellas con agua caliente o tibia. Este es un remedio muy efectivo para los calambres originados por cólicos menstruales. También puedes aplicar aceites esenciales de manzanilla, ciprés o canela en el estómago.

Para evitar que aparezcan cuando viene la menstruación es importante controlar la ingesta de sal, cafeína, alimentos grasosos y alcohol.

Calambres en la mano y dieta

Si se te acalambran las manos, puede deberse a falta de hidratación, alguna lesión o síntomas precoces de artritis reumatoide. Lo bueno es que puedes aliviarlo estirando tu mano con ayuda de la mano opuesta. Presiona con suavidad los cinco dedos o envuelve con calor o agua tibia la mano adolorida.

Para prevenir los calambres come alimentos con altas cantidades de magnesio y potasio como los vegetales de hojas oscuras como las espinacas y la col rizada y también almendras, avellanas, aguacate y papaya.

Evita los calambres en el cuello y espalda mientras trabajas frente al computador o mientras conduces moviendo los hombros hacia abajo y hacia atrás 10 veces e inclinando la cabeza de lado a lado. Cuida tu postura y mueve el cuello con regularidad para relajar la zona.

Si tienes en cuenta estas recomendaciones podrás evitar los calambres y aliviarlos en caso de que aparezcan.