Desconfinamiento: 275 medidas que podrían cambiar la vida cotidiana

Después de que pase el pico de contagio del coronavirus, la reapertura de los lugares debe ser gradual; escuelas, empresas y lugares públicos deben ir acompañados de la aplicación de una serie de medios prácticos para mantener a las personas físicamente separadas. En un nuevo estudio se enumeran 275 medidas con las que se puede facilitar el desconfinamiento sin que resurjan las infecciones por coronavirus.

El estudio identificó 275 formas de reducir la transmisión del coronavirus. Hay una presión creciente para que la economía se mueva de nuevo y para que la gente vuelva a trabajar y se produzca el desconfinamiento. Pero si volvemos a vivir como antes de la pandemia, habrá riesgo de una segunda ola del virus. Todas las actividades tendrán que considerarse individualmente, deben volverse a poner en marcha gradualmente con precaución; cada una dependiendo del riesgo que supongan para la propagación del virus, según los investigadores.

Las medidas de contención estrictas están resultando eficaces para controlar la propagación del coronavirus en muchos países; aunque suponen una carga para la salud mental y física de la población, así como para la economía. La vacunación masiva no es factible antes de la segunda mitad de 2021.

Es probable que medidas como el distanciamiento físico, la mejora de la higiene personal y la reducción de la contaminación sigan siendo elementos centrales de todas las estrategias de control durante algún tiempo.

Algunos ejemplos de medidas que podrían aplicarse a diario son los siguientes:

En el presente estudio se enumeran las diversas opciones prácticas disponibles para lograr esas medidas, entre ellas

  • Los dueños de las cafeterías podían abrir espacios exteriores sólo al principio, y limpiar las mesas, bien espaciadas, después de cada cliente.
  • El acceso a los parques públicos podría limitarse a diferentes grupos de edad y en diferentes momentos del día, las puertas podrían dejarse abiertas para no tener que tocarlas, y se podría invitar a los usuarios a caminar por el lado derecho de la acera o en el sentido de las agujas del reloj por grandes espacios abiertos.
  • Las gasolineras podrían volverse completamente sin contacto, con asistentes que atienden a los clientes que pagan desde el interior de sus coches.
  • A los pacientes que tienen una cita con el médico se les podría pedir que esperen en su coche fuera de la oficina del médico hasta que sea su turno.
  • Las clases de la escuela podrían dividirse en pequeños grupos con profesores que sólo van a la escuela cada tres semanas.

Identificar, evaluar y aplicar una amplia gama de opciones podría permitir que algunas de las condiciones de bloqueo más estrictas se levanten antes y acortar el período de transición, dicen los investigadores. El objetivo final de una transición exitosa es lograr una «Normalidad Resistente», una nueva forma de vida en el mundo que nos hace menos vulnerables a futuras pandemias.

Los diferentes gobiernos tendrán que decidir qué estrategias introducir gradualmente en las diferentes etapas de la transición desde el desconfinamiento, este estudio podría servir de referencia.

También le puede interesar leer: Aislamiento: Consejos para afrontarlo física y mentalmente

Fuente:

Informing management of lockdowns and a phased return to normality: a Solution Scan of non-pharmaceutical options to reduce SARS-CoV-2 transmission: https://covid-19.biorisc.com/