Demencia: claves para aprender a lidiar con esta enfermedad

Demencia

La demencia, en cualquiera de sus formas, es una enfermedad neurodegenerativa muy difícil de afrontar para quien la sufre y también para sus familiares y allegados. El Alzheimer es el tipo de demencia más común entre adultos mayores, pero también está el síndrome de los cuerpos de Lewy y otros padecimientos que reducen considerablemente las capacidades cognitivas de las personas.

Este tipo de enfermedades afecta la independencia de quienes las sufren, lo que lleva a sus seres queridos a dedicarle mayor tiempo y atención. Convivir con esta enfermedad no es fácil. Por ello, en este artículo te contaremos algunas cosas que debes saber sobre la demencia, así como unos consejos que te ayudarán a lidiar con ella de la mejor manera posible.

Los síntomas son un preaviso

En esta enfermedad degenerativa existe un historial hereditario o causal, por lo que debes estar atento a los siguientes síntomas para identificarla inmediatamente:

  • No recordar palabras comunes.
  • Perderse en lugares recurrentes para el paciente.
  • Extraviar cosas de manera constante en lugares poco habituales.
  • Vivir momentos de confusión y desorientación como olvidar fechas, lugar donde está actualmente, entre otros.
  • Ser repetitivo con la misma pregunta durante un plazo mediano o largo de tiempo.

Claves para tratar a las personas con demencia

·        No le des un trato de infante

Debido a la pérdida progresiva de la memoria a causa del desarrollo de la enfermedad, tienden a ser olvidadizos, lo que causa desajustes y conlleva a desordenes en la conducta. Al momento de hablar con un paciente de demencia, evita dirigirte a él o hablar sobre él como si se tratara de un niño. A pesar del déficit cognitivo que esta enfermedad acarrea, ellos son conscientes de su pérdida de independencia.

·        No los aisles

Dada la naturaleza de la enfermedad, las personas se sienten muy frustradas al no lograr comprender del todo lo que sucede con ellos. Un error grave por parte de su entorno es aislarlas y hacerlas sentir enfermas. Esto es algo que a una persona sana le puede resultar molesta, pero a ellos les puede afectar más todavía.

·        Añoran su independencia

Al no tener control de sus facultades cognitivas se les hace difícil la realización de tareas sin supervisión, por lo que está entre los deberes de las personas y cuidadores hacerles la vida más simple. Adapta las tareas cotidianas y sencillas para que el paciente pueda realizarlas sin problema alguno.

Evita cometer el error de someterlos al encierro en pro de hacerle un favor. Acompáñalos a caminar por lo menos 1 hora al día; la caminata le ayudará mantener su salud mental y física estable. Establece rutinas que pueda aprender para hacer cosas solos. Esto no solo le ayudará con su independencia, sino que también ampliará la confianza en sí mismo.