Dejar de fumar: ¿cómo evitar el aumento de peso?

Tres cuartos de las personas que optan por dejar de fumar aumentan de peso en los meses posteriores a su abandono; incluso cuando su ingesta calórica se mantiene estable. Se cree que esto lo causa un cambio importante en la flora intestinal que mejora la absorción de energía de los alimentos.

Los fumadores suelen ser más delgados que los no fumadores debido a los numerosos efectos de la nicotina del tabaco en el metabolismo; como la disminución del apetito, la inhibición de las enzimas que intervienen en la asimilación de las grasas y el aumento del gasto energético corporal.

Dejar de fumar hace que el cuerpo aumente entre 3 y 10 Kg.

Como resultado de estos impactos metabólicos, es muy común que las personas aumenten de peso después de dejar de fumar. El 80% de los ex fumadores aumentan de tres a cuatro kilos en el período posterior a su último cigarrillo; algunos pueden incluso aumentar más de 10 kilos. Para muchas personas, especialmente mujeres jóvenes, este posible aumento de peso es un factor decisivo sobre continuar o incluso empezar a fumar de nuevo.

Es una estrategia de control de peso corporal muy pobre dados los muchos efectos desastrosos para la salud que tiene el fumar. Por consiguiente, es de gran importancia comprender mejor los factores que intervienen en esto, para mejorar la eficacia de las estrategias antitabaco.

Se suele culpar al aumento del apetito y la ingesta calórica tras la abstinencia de nicotina. Especialmente si adoptan malos hábitos alimentarios para compensar la falta de cigarrillos. Esto puede ser cierto para algunos, pero está bien documentado que muchos ex fumadores aumentan varios kilos sin haber cambiado su dieta; a veces incluso a pesar de una disminución de su ingesta calórica. ¿Cómo podemos explicar que un número constante o incluso menor de calorías pueda estar asociado con el aumento de peso?

Ex-fumadores y obesos: flora intestinal idéntica

Para responder a esta pregunta, un equipo de investigadores suizos ha investigado el papel potencial de la flora intestinal. Estas bacterias descomponen las sustancias que no podemos digerir por nuestra cuenta (por ejemplo, la fibra alimentaria), y el cuerpo asimila la energia que se libera.

Se trata de un fenómeno muy importante: por ejemplo, los estudios han demostrado que la población de bacterias en los intestinos de las personas obesas es más eficiente en la extracción de energía de los alimentos y, por lo tanto, contribuye a la sobrecarga calórica.

Para determinar si un fenómeno similar se daba entre los ex fumadores, los investigadores analizaron la composición de su flora bacteriana y la compararon con la de los fumadores.
Observaron por primera vez que el fumar se asociaba con una marcada reducción de la diversidad de la flora microbiana, lo que podría explicar el conocido impacto negativo del fumar en la enfermedad inflamatoria del intestino.

Por otro lado, observaron que dejar de fumar se asociaba a cambios notables en la composición de esta flora, acercándose a la proporción de las diferentes bacterias que la componen que se encuentran en las personas obesas. Por lo tanto, parece que dejar de fumar promueve el establecimiento de una flora más capaz de extraer la energía contenida en los alimentos, lo que podría explicar el aumento de peso en los ex fumadores.

Dejar de fumar sin aumentar el peso

El descubrimiento del importante papel de la flora intestinal en el aumento de peso de los ex fumadores sugiere que la adopción de hábitos alimentarios que se sabe que influyen en la composición y diversidad de esta flora podría ayudar a reducir este aumento de peso. En este sentido, una dieta alta en fibra (frutas, verduras, granos enteros) y baja en grasa y azúcar industrial es posiblemente la mejor estrategia a adoptar para permitir que la flora funcione de manera óptima.

Tenga en cuenta que los beneficios de dejar de fumar son tan importantes que el miedo a aumentar unos kilos no debería ser un factor limitante en la decisión de dejar de fumar
El tabaco sigue siendo la principal causa de muerte.

 

Fuentes:

Biedermann L et coll. Smoking cessation in- duces profound changes in the composition of the intestinal microbiota in humans. PLoS One; 8: e59260.

Cotillard A et coll. Dietary intervention impact on gut microbial gene richness. Nature; 500: 585-8.