Déficit de Vitamina D ¿Cómo tratarlo?

Es muy frecuente encontrar déficit de vitamina D en la sangre, esto puede detectarse con un sencillo examen de sangre. La razón para que esto ocurra, es que esta sustancia llega a al cuerpo cuando se expone al sol y es muy pequeña la porción que se puede absorber en la alimentación. Esto es un problema para los países con pocas horas de sol al día.

Igualmente, puede presentarse un déficit de vitamina D en personas que tienen algunas enfermedades de base que provocan su baja absorción. Los celíacos, los que manejan cronicismos que requieren corticoides, el sobrepeso, los pacientes renales, algunos ancianos y niños.

Es muy frecuente encontrar este problema en niños recién nacidos y se indica, simplemente tomar el sol en las primeras horas de la mañana, tratando de estar ligeros de ropa.

¿Por qué se necesita la Vitamina D?

La vitamina D es un compuesto fundamental para la salud. Participa en procesos metabólicos importantes como la absorción y el mantenimiento de calcio en los huesos. La activación de funciones hepáticas y renales, así como en la producción de algunas proteínas. Por esa razón carecer de esta vitamina puede ocasionar enfermedades e implica riesgos para la salud.

La falta de vitamina D puede ser responsable de la aparición y el avance de osteoporosis; por lo tanto, se elevan los riesgos de sufrir fracturas. A pesar de esto, es muy probable que no se presente ningún síntoma, más allá de dolores en la parte inferior de la espalda, las caderas, contracturas musculares o un cansancio generalizado y frecuente.

Tratamiento ante el déficit de vitamina D

Los estudios médicos demuestran que la administración de vitamina D puede reducir el riesgo de fracturas y caídas en ancianos. Sin embargo, no garantiza que pueda prevenir otro tipo de afecciones de salud vinculadas a su carencia. Las soluciones más indicadas giran en torno a:

  • La dieta: incorporar alimentos ricos en este compuesto como las yemas de huevo y los pescados grasos, es decir, el arenque, salmón y la caball
  • Los baños de sol: la exposición solar es ideal para activar la síntesis de vitamina D, la cual pasa a través de la piel. Por supuesto, no a las horas donde los rayos solares son más intensos y peligrosos.
  • Consumir complementos alimenticios: en ocasiones se recomienda administrar los mencionados complementos, los cuales suelen estar combinados con calcio y repetirlos cada 3 o 6 meses. Obviamente, esto debe ser recetado y evaluado por un profesional de salud, ya que la ingesta elevada de vitamina D puede causar intoxicaciones graves.