Deficiencia de zinc, un problema de salud muy común

El Zinc es uno de los minerales más importantes para el cuerpo humano, al igual que muchos otros nutrientes, es necesario para el buen funcionamiento del organismo y para mantenernos saludables. Sin embargo, la deficiencia de Zinc es una de las afecciones más comunes, al punto que 1 de cada 3 personas pueden sufrirla, incluso sin saberlo.

¿Por qué es tan importante el zinc para el organismo?

Se trata de un oligoelemento responsable de un gran número de funciones corporales, además de estimular a más de 100 enzimas. El zinc puede encontrarse en las células del cuerpo y es una de las bases principales para sistema inmunológico.

Adicionalmente, permite el crecimiento y división celular, colabora con la cicatrización de heridas y permite la correcta de descomposición de los carbohidratos consumidos. Por otro lado, estimula los sentidos del olfato y el gusto.

Además, se vuelve uno de los nutrientes obligatorios para mujeres embarazadas y niños pequeños ya que facilita el crecimiento y desarrollo.

Deficiencia de zinc, un mal muy común

A pesar de ser un nutriente esencial para el correcto desarrollo y el buen funcionamiento del sistema inmune, la verdad es que la deficiencia de zinc es sumamente común, llegando a estar presente en alrededor de un tercio de la población mundial.

La deficiencia de zinc puede presentarse por dos motivos, el primero y el más común es porque las personas no consumen la cantidad adecuada de este importante oligoelemento. El segundo motivo es cuándo el cuerpo no lo absorbe adecuadamente.

¿Cuáles son los factores de riesgo que influyen en la deficiencia de zinc?

Los factores de riesgo que pueden llevar a una persona a presentar deficiencia de zinc son variados, tanto de origen interno como externo:

  • Alcoholismo
  • Diabetes
  • Infección por H pylori
  • Personas de la tercera edad
  • Personas con dietas vegetarianas
  • Embarazo y lactancia
  • Uso de píldoras anticonceptivas, antibióticos y medicamentos para tratar la presión arterial
  • Trastornos hereditarios que conllevan a enfermedades de células falciformes

Síntomas de deficiencia de zinc

La mayoría de los síntomas asociados a la deficiencia de zinc son poco específicos, y pueden estar asociados a otros problemas de la salud. Es por esto que, frente a la sospecha de padecerla, es recomendable asistir a un médico que pueda diagnosticarla.

Síntomas principales:

  • Diarrea
  • Pérdida del cabello
  • Pérdida de apetito
  • Mareos y dolores de cabeza frecuentes
  • Lesiones cutáneas y oculares
  • Uñas quebradizas, con poco crecimiento y manchadas
  • Impotencia
  • Retraso en la madurez sexual
  • Dificultad para la cicatrización de heridas
  • Problemas de crecimiento